Inicio / Opinión / 2024 / Santa Candelaria y… si te he visto no me acuerdo

Santa Candelaria y… si te he visto no me acuerdo

Parece mentira, según los cánones, el 2 de febrero, día de Santa Candelaria, se pueden retirar oficialmente los adornos de Navidad, para aquellos que aún no lo hayan hecho.

Hace apenas un mes estábamos disfrutando de las comidas y cenas navideñas con nuestras mejores carnes y derivados en muchas de las mesas de nuestro país. Y pareciera que hubieran pasado meses, llega enero y ‘si te he visto no me acuerdo’ o ‘fue bonito mientras duró’. Porque, claro, las Navidades adornadas de todo tipo de excesos nos pasan factura y nos preocupamos por ese sobrepeso que queremos eliminar antes de que llegue el buen tiempo y tengamos que exponernos sin ropa de abrigo que disimule.

Lamentablemente, esos buenos propósitos pasan por hacer un ejercicio físico, que raramente hacemos, y por reducir o eliminar las carnes y derivados de nuestra alimentación, algo que posiblemente sea menos costoso de cumplir. ¿Es justo que carguemos toda la responsabilidad, una vez más, en una familia que tiene más bueno que malo que aportar? ¿Esta discriminación negativa a dónde nos conduce?

Realmente a alejarnos de un patrón de dieta mediterránea que incluye el consumo de carnes y derivados dentro de unos hábitos de vida saludables. Incluso el colectivo médico, ante la preocupante subida de un colesterol, en el que también han tenido mucho que ver los dulces navideños y el alcohol, entregan una lista de recomendaciones, en la que sin ningún pudor tachan todo lo que tenga que ver con carne. Eso sí, deja unas tibias excepciones para la carne de aves -afortunadamente-.

Distanciarnos de un estilo de alimentación que involucre el consumo de carnes y sus productos derivados no es una buena recomendación.

Eliminar las carnes para bajar de peso

Y, nuevamente, la rumorología popular y la falta de información nutricional y alimentaria nos hacen eliminar un alimento tan variado y rico como es la carne, en todas sus variantes de especies y cortes. Nos privamos sin piedad de un aporte de hierro, vitaminas del grupo B, la exclusiva B12, selenio, proteínas de alta calidad… todos ellos nutrientes con una gran biodisponibilidad. Pero, claro, tienen grasa y engordan, afirmación que por generalista es inexacta.

La comunicación que se hace sobre las carnes tampoco ayuda. Cuando se pone a este alimento siempre en el punto de mira del problema y, por supuesto y amablemente, se nos ofrecen alternativas ‘plant based‘, que de ‘plant’ tienen poco y de saludables habría mucho para debatir.

La formación alimentaria de la población es imprescindible desde las escuelas, para corregir el creciente problema de sobrepeso y malnutrición que nos está afectando como sociedad, y del que el consumo de carnes, cada vez más en caída libre, no es responsable.

Bueno, salir a caminar 20 minutos al día, o introducir algo de actividad física en este sedentarismo en el que estamos instalados, lo vamos a dejar para empezar un lunes…

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
2 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Javier
Javier
08/02/2024 20:56

Gran blog e interesante reflexión. Únicamente introducir un matiz: el 2 de febrero la Iglesia celebra la Presentación de Jesús en el Templo, que según la tradición judía, se producía 40 días después del parto. A esta fiesta se la llamaba antiguamente la Candelaria o fiesta de la purificación de la Virgen (hasta el Concilio Vaticano II) y esto es lo que ha quedado impregnado en la cultura popular. Por tanto, el 2 de febrero se celebra la advocación de la Virgen de la Candelaria, pero no la festividad de una santa con el nombre de Candelaria. Un saludo !

Jorge Cocero
Jorge Cocero
09/02/2024 08:27
Responder  Javier

Gracias por el apunte Javier. ¡Un saludo!

Scroll al inicio