Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. La carne de caballo en hamburguesas irlandesas podría no proceder de España

Las hamburguesas que más cantidad de carne de caballo tenían se comercializaban en Tesco

La carne de caballo en hamburguesas irlandesas podría no proceder de España

La Autoridad de Seguridad Alimentaria de Irlanda  (FSAI) realizó recientemente un estudio para examinar la autenticidad de una serie de productos disponibles en puntos de venta en Irlanda. En total se analizaron 27 tipos de hamburguesas de vacuno de las cuales diez contenían trazas de carne de caballo y 23 trazas de carne de cerdo. También fueron analizados 31 productos fabricados con harina de carne de vacuno, 21 de los cuales tenían ADN de cerdo. Asimismo, los 19 productos de salami analizados resultaron negativos para el ADN caballo. Las huellas de ADN caballo también se detectaron en los lotes de materias primas, incluyendo algunos importados de los Países Bajos y España, según señala el informe.

Las hamburguesas que tenían trazas de carne de caballo fueron producidas por dos plantas de procesamiento de carnes (Liffey y Alimentos Silvercrest) en Irlanda y una planta (Dalepak Hambleton) en el Reino Unido. Estas hamburguesas se comercializaban en los supermercados Tesco, Dunnes Stores, Lidl, Aldi e Islandia. En nueve de las diez muestras de hamburguesas de carne de vacuno de estas tiendas, el ADN de caballo fue encontrado en niveles muy bajos. Sin embargo, en una muestra de Tesco, el nivel de ADN indicó que la carne de caballo representaba aproximadamente el 29 por 100 en relación con el contenido de carne de vacuno. Estos productos se han retirado del mercado (la nota de prensa de la FSAI se puede encontrar en el siguiente enlace http://www.fsai.ie/news_centre/press_releases/horseDNA15012013.html y los resultados en el siguiente enlace http://issuu.com/cdecomunicacion/docs/article-2262961-16f9d751000005dc-903_634x535).

El Ministro de Agricultura de Irlanda, Simon Coveney, señaló recientemente a los medios de comunicación irlandeses que los productos cárnicos “podrían proceder de Países Bajos y España”. Sin embargo no aportó ninguna prueba del origen español de la carne de caballo. Asimismo una de las plantas implicadas, Liffey Meats, ha afirmado que “aún no hemos confirmado el origen de los ingredientes importados”.

Según han señalado las autoridades irlandesas a este medio, se están realizando análisis de la trazabilidad de estos productos y en la tarde de hoy, 17 de enero, se podrían tener resultados concretos sobre el origen de la materia prima de estos productos.

España exporta a Irlanda un total de 656 toneladas de carne de vacuno congelada y 55 de carne fresca, muy inferiores a las cifras de importación (666 toneladas de carne de vacuno congelada y 8.406 de carne fresca), según manifestaron desde la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac) a este medio.

Por su parte, desde el Ministerio de Agricultura Español destacan que “en España el consumo de carne de caballo es muy limitado, aunque fue significativo en algunos puntos del país en el pasado. No obstante, en otros países europeos el consumo de carne de caballo es más habitual, llegando a ser muy apreciada en alguno de ellos”.

Mientras, desde la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) destacan que “el hallazgo de estos rastros de ADN de caballo se pudo deber a una contaminación residual de la maquinaria”. Además, comentan que “la producción de carne de caballo es marginal. El año pasado subió un poco la producción de este producto, aunque su porcentaje en relación al resto de productos no alcanza el 0,1 por 100. Fabricamos entre 9.000 y 10.000 toneladas. Una cifra muy reducida en comparación con los tres millones de toneladas de cerdo que producimos al año”. En cuanto a la exportación de este tipo de productos a Irlanda señalan que “es inexistente, sólo ha podido entrar de forma muy residual”.

Desde Confecarne han manifestado que del total de la carne de caballo exportada en 2012 (3.463 toneladas) el 97 por 100 ha tenido destino a Italia, mientras que ninguna tonelada ha tenido como destino las Islas Británicas. Además destacan que, “en el hipotético caso de que esa carne procediera de España, cumpliría con toda la normativa europea de seguridad alimentaria, por lo que no supondría ningún riesgo para la salud”.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados