Inicio / Noticias / El sector ganadero-cárnico rechaza un aumento del tipo impositivo del IVA
PROPONE UNA REDISTRIBUCIÓN MÁS JUSTA DE LA PRESIÓN FISCAL

El sector ganadero-cárnico rechaza un aumento del tipo impositivo del IVA

La Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), la Asociación Nacional Comerciantes de Ganado Porcino (Ancoporc), la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac), la Asociación Nacional de Almacenes Frigoríficos de Carne y Salas de Despiece, Industrias Cárnicas de Ovino y Caprino y de Ganaderos-Recriadores de Ganado Ovino de Carne (Anafric-Gremsa-Anicoc-Ovicebo), la Asociación Profesional de Salas de Despiece y Empresas Cárnicas (Aprosa-ANEC), la Federación Catalana de Industrias de la Carne (Fecic), la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) y la Confederación Española de Detallistas de la Carne (Cedecarne) han reiterado su rechazo a la posibilidad de que se aumente el tipo de IVA, por los graves perjuicios económicos que esa medida acarreará a toda la cadena de producción y comercialización, amenazando seriamente su viabilidad futura.

En su lugar estas organizaciones plantean modificar los tipos de IVA que se aplican actualmente a los productos de alimentación, incorporando a las carnes al tipo de IVA superreducido, de manera que este se aplicaría a los alimentos-materias primas (frutas, hortalizas, legumbres, cereales, leche, huevos y carnes) que son la base de nuestra alimentación y a partir de los cuales también se elaboran los productos alimenticios transformados.

Como excepción a esta regla general el sector solicita que, además de las materias primas para la elaboración de los piensos, estos últimos también tributen con el IVA superreducido, como medida para paliar los importantes aumentos de costes de producción que está soportado la ganadería.

Por su parte, el sector pide que todos los productos alimenticios elaborados tributen con el tipo de IVA reducido, permitiendo así un reparto más justo de la carga fiscal y una mayor homogeneidad en su tratamiento.

El tipo de IVA reducido de nuestro país (8 por 100) supera la media comunitaria (4,05 por 100) y al que se aplica en los principales países de la Unión Europea, como es el caso de Francia, donde carnes y productos elaborados tributan al 5,5 por 100, Bélgica y Holanda que aplica un IVA del 6 por 100, o Alemania con el 7 por 100; por no mencionar al Reino Unido e Irlanda, donde el tipo del IVA de las carnes y elaborados es el super-reducido, con un tipo del 0%.

El sector ganadero, paralelamente a la crisis económica y financiera general, ha padecido una crisis interna adicional, desde el año 2008, derivada de la alta volatilidad que han experimentado los precios de las materias primas para elaboración de los piensos, lo que ha golpeado a todo el sector, elevando sus costes de producción en un momento en el que los consumidores han presionado hacia las disminución de los precios de los alimentos. Esto ha generado fuertes tensiones y la caída, tanto del consumo,  como de la rentabilidad de toda la cadena ganadera, incluyendo al eslabón de la comercialización.

En consecuencia debería tenerse muy presente que una eventual subida impositiva a los alimentos desencadenaría nuevas caídas en el consumo que colocaría al sector en una situación económicamente insostenible, que también perjudicaría a otros sectores estratégicos de nuestra economía, como la hostelería, restauración y turismo.

Por contra, la propuesta del sector permitirá lograr unos mayores ingresos al Estado y al mismo tiempo una redistribución más equitativa de la presión fiscal sobre el conjunto de los sectores alimentarios, “algunos de los cuales se han visto históricamente discriminados por la diferente tributación que se les ha venido aplicando”.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba