Inicio / Productos / Maquinaria / Nuevo sistema de automatización de Sealed Air para pollos enteros

Nuevo sistema de automatización de Sealed Air para pollos enteros

Sealed Air ha anunciado el lanzamiento al mercado de una máquina de automatización en la cadena de producción de volatería que proporciona eficiencia operativa, seguridad alimentaria y creación de marca. El exclusivo cargador de bolsas vertical automático para aves enteras Cryovac BL120 cumple con las mejores prácticas de envasado higiénico, a la vez que ofrece una relación calidad/precio extraordinaria al garantizar la frescura de las aves de corral y mejorar su presentación, proporcionando seguridad y sostenibilidad.

Aunque la automatización no es una novedad en el sector de la volatería, hasta ahora el envasado y embalaje han seguido siendo tareas en las que la intervención humana era esencial. Esto ya no ocurre con la llegada del BL120, que permite insertar aves enteras húmedas directamente desde la cadena transportadora y cargarlas en bolsas retráctiles Cryovac. Según el peso del ave, se asigna automáticamente un cargador BL120. Se rompen los corvejones y se prepara el ave para el envasado y sellado al vacío en una máquina de vacío rotativa.

El sistema aporta ficiencia operativa gracias a una carga sin operarios: con tres cargadores de bolsas BL120 se libera a seis operarios de cortar corvejones y cargar bolsas, y se alcanza una velocidad de 30 paquetes por minuto, con la supervisión de un solo operario. Además de ofrecer importantes beneficios en términos de eficiencia operativa, la completa automatización también garantiza el bienestar y la protección de la salud de los operarios. La capacidad de producción ya no dependerá del personal de producción.

Con el cargador de bolsas BL120, ninguna mano entra en contacto con el ave entera, protegiéndola así de microbios alimentarios potencialmente dañinos y evitando la contaminación cruzada. Además, gracias a la automatización y las bolsas de barrera Cryovac®, puede prolongarse la vida comercial del producto desde los cinco hasta los doce días, reduciendo así el desperdicio alimentario.

Y lo que es más, el envase tiene un excelente acabado y es llamativo, con lo que se resalta la forma atractiva del pollo entero, consiguiendo mejores resultados que con la carga manual y volviendo obsoleta la presentación en bolsas de polietileno.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba