Inicio / Noticias / Fernando Díaz (Mercado Central de la Carne): “La industria cárnica factura mucho dinero pero tiene costes muy altos y da de comer a muchas familias”
industria cárnica

Fernando Díaz (Mercado Central de la Carne): “La industria cárnica factura mucho dinero pero tiene costes muy altos y da de comer a muchas familias”

Por Miriam PérezDirectora del área Cárnica

En nuestra sección de ‘Carne y Salud‘ es el turno del punto de vista del mayorista de la industria cárnica. Desde hace unos años se lleva a cabo en Mercamadrid y el Mercado Central de la Carne un programa destinado a que los niños conozcan los beneficios de la carne y el lugar donde se produce y se manufactura. Uno de los profesionales que hace posible esta iniciativa es Fernando Díaz, CEO de DAPSA y uno de los fundadores del Mercado Central, que además lleva toda la vida dedicado al sector.

Hemos charlado con él unos minutos y lo que nos ha dicho no nos ha dejado indiferentes.

Pregunta. Recientemente se ha acabado otra edición de ‘Detectives de la carne’, acción que desarrolláis para fomentar el consumo de carne entre los más pequeños… ¿Cómo ha ido? ¿Por qué seguís apostando por estas acciones?

Respuesta. Tanto Mercamadrid como el Mercado Central de las Carnes tiene que dar a conocer las bondades de estos productos que son maravillosos, de origen nacional, etc. Como es el caso de la carne de cerdo, de pollo o de vacuno. Y nuestra labor es también transmitirlo a las generaciones venideras. Por suerte o por desgracia, hay niños que cuando ven un filete, no lo identifican con un animal. Yo creo que estas iniciativas son fundamentales para que el sector siga adelante y responden a un reto.

P. ¿Crees que las iniciativas en contra de la industria cárnica triunfan por el desconocimiento que tiene la sociedad de su labor e importancia?

R. No lo dudes. Es muy difícil tener una opinión de algo cuando no lo conoces. El desconocimiento es la razón principal por lo cual la carne no es apetecible. Yo creo que la dieta mediterránea es una dieta muy sana y variada y todo el mundo sabe que comer verdura y fruta es buenísimo, pero hay un gran desconocimiento de la carne, no hay cultura. No lo relacionamos con algo bueno. La gente relaciona las hamburguesas o los filetes empanados con carne y nada saludable, pero ¿y los chuletones? De ahí, que sea necesaria una labor informativa para los jóvenes y los no tan jóvenes.

P. Como profesional que tiene una amplia experiencia dentro del sector y lo conoce perfectamente, desde el punto de vista del mayorista, ¿la industria cárnica hace las cosas bien para obtener productos buenos?

R. Si hablamos de España y de Europa, sí. Hacemos las cosas maravillosamente bien. Tenemos unas leyes de la Unión Económica Europea que tenemos que cumplir todos. Hay grandes profesionales que llevan años trabajando para mejorar la calidad de la carne. En España tenemos un clima y una posición geográfica estratégica y privilegiada, además de gran profesionalidad a la hora de criar a los animales o transformar, elaborar y despiezar los productos. Nuestra industria cárnica es estupenda en todos los sectores.

Además del buen clima y el agua con el que contamos. España está llena de variedades de ganado. Mucho viene a nuestro país de fuera a criarse y después lo enviamos de nuevo a países como Francia y Austria, eso es ejemplo del buen hacer. Hoy en día, somo el número uno en producción de cerdo, por ejemplo, y estos indicadores son el reflejo de que estamos haciendo las cosas bien.

P. ¿Crees que estamos consiguiendo comunicar ese buen hacer a la sociedad? Si el objetivo es dirigirnos a los consumidores actuales y futuros, sería lo suyo apostar por canales como las redes sociales mayoritarias. Pero da la sensación de que las empresas de la industria o no las utilizan o no las quieren utilizar y en cambio, la oleada en contra de la carne sabe explotarlas muy bien…

R. Te voy a dar un punto de vista un poco más global y luego mi punto de vista personal. También entran en juego las autoridades e instituciones que deberían hacer como hacen en otros países de la Unión Europea o incluso fuera en materia de promoción. En España, el Gobierno se gasta poco dinero en este sentido.

“Hoy en día, somos el número uno en producción de cerdo, por ejemplo, y estos indicadores son el reflejo de que estamos haciendo las cosas bien”

P. ¿Tienes algún ejemplo en mente?

R. Irlanda, por ejemplo, han hecho una gran labor de promoción o Nueva Zelanda, que lleva años promocionando sus corderos en China a través del Gobierno. No es que no sepamos o no queremos estar en redes sociales, sino que necesitamos bastante más apoyo de la administración. Por ejemplo, retomando el proyecto de ‘Detectives de la carne’, debería de hacerse a nivel nacional, no solo de Madrid. Que llegara a colegios, colegios mayores, universidades, estudiantes de hostelería, etc. Para conseguir lo que hablamos, que se conozca el buen hacer de la industria. Y es aquí, donde tienen que involucrarse las administraciones.

A las empresas de estos países o incluso de Alemania no les cuesta dinero la promoción, porque la hace el Gobierno. Además, tenemos en contra que las noticias malas vuelan más rápido que las buenas. Y en vez de estar hablando de avances en contra del cáncer o la diabetes, se habla de ‘fake news’ en torno a la carne.

P. Pero Fernando, la industria cárnica factura 33.000M€ al año, ¿no se podría invertir más en promoción?

R. Cierto. Pero hay que tener en cuenta la cantidad de familias que viven de este sector. Y además, el coste que tiene alimentar a los animales, el sueldo de los trabajadores, los gastos de los suministros… Es un montón de dinero, pero también son muchos gastos.

P. Pregunta obligada, ¿podría nuestro país vivir sin su industria cárnica?

R. Imposible. Ningún país, ni el nuestro ni ninguno. Yo creo que la industria cárnica es primordial. Un país no puede vivir sin el campo, por eso hay que apoyar y promocionar al sector con proyectos como el de los ‘Detectives de la carne’. Cuando ves a los niños cómo se van contentos de las instalaciones y llegan a sus casas y les cuentan lo que han visto a sus padres, es una maravilla. A la gente no le han dicho que comer un filete es bueno. Hay que tomar ejemplo de la campaña de promoción de la leche en la que aparece un niño con los bigotes pintados, es un gran anuncio por lo que transmite y es ahí hacia donde tenemos que ir.

P. Centrándonos un poco también en tu responsabilidad dentro del Mercado Central de la carne, ¿qué papel juegan las empresas mayoristas dentro de la industria y la sociedad?

R. Pero yo creo que la industria de la carne en España está muy atomizada. Los mataderos no están en los sitios donde se produce el ganado. Yo creo que la carne no está tan sumamente agrupada como lo puede estar el pescado o las frutas. Teniendo esto en cuenta, tenemos un tejido empresarial enorme dentro y fuera de Mercamadrid.

En el Mercado Central de la Carne contamos con 118 empresas, una lonja de carnes comercial, una gran variedad de todos los productos que se pidan. Y lo mismo pasa en el resto de España, gracias al gran tejido empresarial que tenemos.

“Un país no puede vivir sin el campo, por eso hay que apoyar y promocionar al sector”

P. Que lo hace bien y por eso continúa claro…

R. Porque yo yo creo que hoy en día los que estamos en cualquier industria o en cualquier sector, o lo hacemos bien y vendemos o no estaríamos aquí. Antes la situación era distinta, y había menos oferta que demanda, pero hoy en día con la gran cantidad de marcas y opciones que hay, la gente se interesa por el producto que está bien hecho, o fomentas este buen trabajo o no estás.

P. Para ir acabando, como Mercado Central… ¿habéis notado que haya ido descendiendo el consumo de la carne en los últimos años? ¿Os habéis tenido que reinventar?

R. Sí, sí, en los últimos 10 años el sector cárnico, y cualquiera, ha cambiado un montón. Esto cambia y además cambia cada vez más deprisa y más rápido. Y tenemos menos tiempo de adaptación, es una evolución continua. Por ejemplo, ante se vendían canales completos, ahora lo que más se saca son hamburguesas, filetes o cachopos. La evolución es enorme. Por ejemplo, con Dapsa hemos evolucionado. Antes solo hacíamos productos de casquería y ahora también ofrecemos lomos madurados, por ejemplo.

P. ¿Y crees que llegamos a tiempo de revertir la imagen de la carne y de volver a posicionarla dentro de un buen lugar de cara a los consumidores?

R. Yo creo que eso es una labor de todos, y que todos estamos haciendo. Pero hay que mejorarla e insistir en lo bueno. Ser como un martillo pilón, seguir, seguir y seguir. Lo que tenemos que conseguir es que la gente coma carne y vea lo buen que es, tal y como dicen los médicos, sin carne no se puede vivir. Y vuelvo a la idea anterior, tenemos un país con una gran tradición gastronómica, con cantidad de recetas, por ejemplo. Una gran variedad de hostelería.

¿Cómo van a ser malos unos callos, si son colágeno puro? Como dice Leo Harlem, no solo se puede vivir de legumbres, hay que vivir de todo. Lo que hace falta es que un niño, además de saber a lo que sabe una judía, sepa a lo que sabe la carne y los beneficios que aporta.

“Lo que tenemos que conseguir es que la gente coma carne y vea lo buena que es, tal y como dicen los médicos, sin carne no se puede vivir”

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Scroll al inicio