Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Jamones Albarracín inaugura la última fase de su nuevo secadero de jamones

Jamones Albarracín ha inaugurado  la última fase de la construcción de su nueva planta de jamones. Ubicada en la plataforma industrial de Platea sobre una superficie de 36.000 metros cuadrados, este proyecto de la empresa turolense permite completar el proceso integral, desde la recepción de la pieza fresca, salazón, lavado, postsalado, secadero, bodega, mantecado y expedición del producto.

En el acto estuvo presente Javier Lambán, presidente de Aragón, quien destacó la diligencia de la industria cárnica que, tras una inversión de 30 millones de euros, ha emprendido una apuesta clara por la integración vertical, es decir, la realización completa de las etapas productivas de la cadena en la fabricación hasta hacer llegar al cliente final el producto fabricado a través de sus propias cadenas de distribución y entrega. A su juicio, es una fórmula de control del proceso que permite mantener la eficacia productiva y un mayor grado de competitividad, lo que se traduce en dos millones y medio de jamones al año en Platea y medio millón en la planta originaria ubicada en el Polígono La Paz.

Javier Lambán ha aplaudido el empuje de esta empresa familiar (de las que componen el 88% del tejido empresarial aragonés y que son capaces de generar el 70% del empleo). Jamones Albarracín cuenta con una plantilla de 64 trabajadores en Platea y de 14 en la primera nave en la que comenzó la actividad en 2001.

Jamones Albarracín desarrolla un modelo de negocio, denominado Maquila, que dispone de una planta de última tecnología, con un proceso de producción altamente mecanizado y con un control de trazabilidad de sus productos desde la entrada en el secadero hasta su salida.

Jamones Albarracín es propiedad de la familia Dobón, que comenzó su actividad de curado de jamones y que, en su segunda generación, ha experimentado una notable evolución dando un paso más más en la transformación, deshuesado y preparación de jamones para la exportación, gracias a la constante innovación tecnológica de sus procesos, lo que la convierte en una de las empresas más eficientes y tecnificadas del sector. En sus diecisiete años de vida ha pasado de fabricar 84.000 piezas al año a 538.000, en sus instalaciones del Polígono La Paz, y 2,5 millones de unidades en Platea.

La firma también ha adquirido una parcela de 4.500 metros cuadrados para emprender un nuevo proyecto en Platea, que supondrá una inversión de tres millones de euros. En ese terreno, la empresa va a levantar una nueva una planta para deshuese de jamones de 3.000 metros cuadrados que generará 35 nuevos empleos.

Noticias relacionadas

Jamones Albarracín compra una parcela de 4.500 metros cuadrados y creará 35 empleos Jamones Albarracín compra una parcela de 4.500 metros cuadrados y creará 35 empleos
Jamones Albarracín ha adquirido una parcela de 4.500 m 2 para...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados