Inicio / Sector / Vacuno / La Guardia Civil detiene a tres personas por, presuntamente, introducir la EHE en el norte del país

La Guardia Civil detiene a tres personas por, presuntamente, introducir la EHE en el norte del país

Por Beatriz DeparesResponsable de contenidos de Cárnica

La Guardia Civil de Cantabria ha detenido a tres personas como presuntos responsables de la introducción de la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica (EHE) en la cabaña ganadera de vacuno en esta Comunidad Autónoma.

Las detenciones se han practicado en el marco de la ‘Operación Rumia’ para determinar el origen de la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica en Cantabria y cuyo perjuicio económico asciende a más de tres millones de euros, según indican desde la Benemérita.

A los presuntos autores, dos ganaderos y un transportista que había realizado los movimientos ilegales del ganado a Cantabria, se les acusa de pertenencia a grupo criminal y cometer delito de daños. Además, a dos de ellos se les considera presuntos responsables de delitos contra la salud pública y falsedad documental.

Origen de la EHE en Cantabria

Según las investigaciones realizadas por la Guardia Civil, el epicentro de la EHE en Cantabria estaría en una explotación ganadera de la zona del Valle de Miera.

Del estudio de los datos epidemiológicos de esta enfermedad y su posterior transmisión, se ha determinado que fue traspasándose por el norte peninsular, desde Cantabria, llegando a sobrepasar la frontera con Francia.

Tal y como explican desde la Guardia Civil, en enero del año pasado, los responsables de la citada explotación ganadera, trasladaron un importante número de vacas a dos zonas de pastos en Cáceres.

Los animales, unas 200 vacas, fueron reintegrados en el mes de julio a Cantabria y una vez que se había declarado la enfermedad, sin contar con las preceptivas documentaciones para el movimiento de este ganado y las comunicaciones de entrada en Cantabria. En los pastos de Cáceres, una vez comenzada la investigación, se localizaron restos cadavéricos de ganado vacuno.

Un salto de más de 350 km de la enfermedad, alertó a los agentes

El SEPRONA comenzó la investigación al declararse la citada enfermedad animal en Cantabria, tras comprobar que se había roto el patrón de propagación. En concreto, se observó un salto de la enfermedad superior a 350 kilómetros, “circunstancia que no era acorde con la forma de propagación”, indican.

Durante la investigación, se comprobó que el vector de propagación era coincidente en la enfermedad hemorrágica y la lengua azul, esta última detectada en la explotación ganadera bajo sospecha en Cantabria, en fechas en que pudo haber retornado el ganado desde Cáceres, donde estaban declaradas ambas enfermedades.

En las mismas fechas, se comprobó la existencia de ganado medicado en la citada explotación, consiguiendo informaciones que apuntaban a una alta incidencia, en fase de viremia por la enfermedad hemorrágica y la lengua azul, en la mencionada estabulación.

Más de tres millones de euros de prejuicio económico, sólo en Cantabria

Desde la Guardia Civil calculan que el perjuicio económico generado en Cantabria supera los 3 millones de euros, correspondiendo a las indemnizaciones por muerte y tratamientos del ganado, así como los derivados de la vacunación a la cabaña ganadera por la lengua azul.

La investigación está siendo dirigida por el Juzgado de Instrucción nº 1 de Medio Cudeyo, e impulsada por la Fiscal de Medio Ambiente de Cantabria.

Toda la investigación se está compartiendo con EUROPOL por haber pasado la enfermedad a Francia, por lo que no se descartan nuevas actuaciones.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio