Inicio / Sector / Porcino / Francia reduce su producción porcina un 2,2 % en 2022

Francia reduce su producción porcina un 2,2 % en 2022

Por Redacción

La producción porcina francesa se contrajo un 2,2 % interanual, el doble que en 2021 (-1 %), con 23,2 millones de cabezas en 2022. Esta situación, tal y como explican desde el Gobierno francés, se enmarca en un contexto de disminución de la cabaña ganadera no solo en Francia si no también en Europa, según se desprende del último informe del servicio de estadística del Gobierno francés..

Esta caída de la producción se refleja en una caída de los sacrificios (-1,4 % interanual), que fue más marcada a partir del verano de 2022 que en la primera parte del año, ya que el fuerte calor del verano ralentizó el crecimiento de los animales.

En cuanto al peso, el descenso fue más acusado (-2,3 %). Entre 2021 y 2022, el peso medio de la canal ha aumentado de 93,8 kg a 93,3 kg.

El consumo de carne de cerdo crece en Francia

Por el contrario, en un contexto de reducción de la oferta, el consumo de carne de cerdo en Francia aumentó un 1,6 % en 2022, con un consumo per cápita de 32,1 kg de equivalente en canal (kec), un aumento interanual de 0,4 kec.

En 2022, la tasa de autoabastecimiento (relación entre producción y consumo) se deterioró: 100,2 % frente al 104,9 % en 2021. La capacidad de la producción porcina francesa para cubrir las necesidades de los consumidores está disminuyendo, situándose en un nivel inferior a la media entre 2017- 2019, antes de la crisis sanitaria (103 %).

Por tanto el autoabastecimiento es insuficiente para cubrir las necesidades de determinados cortes de carne, como jamones, asados ​​o filetes. En este contexto, las importaciones de carne de cerdo aumentaron un 7,8 % en un año. El aumento se concentra entre enero y agosto de 2022, período durante el cual el consumo aumentó un 3,2 %.

El comercio exterior en volumen vuelve a ser deficitario

Después de tres años de superávit, en 2022 el saldo del volumen de comercio exterior de carne y grasa de cerdo francés fue negativo, pasando de un excedente de 60.000 toneladas equivalentes en canal en 2021 a un déficit de 26.000 en 2022.

Esta reversión se explica por el aumento de las importaciones durante un año mientras que las exportaciones retrocedieron.

Impulsado en 2020-2021 por el dinamismo de las ventas a China, el superávit de comercio exterior con terceros países se contrajo en 2022, volviendo a niveles de 2018. El déficit con la UE mantuvo estable en 2022, ya que las importaciones aumentaron el mismo volumen que las exportaciones.

Descienden las importaciones de España

En 2022, los volúmenes de importación de carne y grasa de cerdo aumentaron en tasa interanual (+7,8%), superando claramente los niveles anteriores a la crisis sanitaria. Tras la subida de 2021, vinculada a la reactivación de la actividad de restauración, las importaciones siguieron aumentando en el 1er semestre (+16,0%) antes de estabilizarse en el 2º semestre (+0,7%).

En 2022, Francia aumentó sus importaciones de otros países de la UE (+4,8 % en un año). Privada de sus puntos de venta asiáticos tras la aparición en 2020 de brotes de peste porcina africana (PPA), Alemania sigue activa en el mercado europeo, en particular en Francia (+9,1 %, tras +24,6 % en 2021).

Por otro lado, los volúmenes de Italia aumentaron significativamente (+26,5 %) mientras que, por el contrario, descienden las importaciones de España (-2,2 %), primer proveedor de carne de cerdo de Francia.

Aunque mucho más bajas en volumen, las importaciones del Reino Unido aumentaron considerablemente: +81,4 % en un año. Sin embargo, este crecimiento debe calificarse como parte de estas importaciones que pasan por Francia, el primer punto de entrada a la UE para la carne británica, antes de ser redirigidos a otros mercados europeos.

En valor, las importaciones de carne y grasa de cerdo aumentaron más que en volumen (+12,5 % en un año) dada la subida de precios (+0,12 €/kg para todos los productos combinados). Estructuralmente, estas importaciones incluyen una mayor proporción de productos procesados ​​de alto valor agregado que de coproductos de menor valor.

Las conservas y los jamones representan así el 5 % de los volúmenes, pero el 13 % del valor de los volúmenes importados, frente al 16 % y el 11 % respectivamente de las grasas y los despojos.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Scroll al inicio