Inicio / Opinión / Inteligencia Artificial, bienestar animal y salud alimentaria

Inteligencia Artificial, bienestar animal y salud alimentaria

Hace más de medio siglo Alan Turing planteaba al mundo una pregunta a la que, en ese momento, nadie podía dar respuesta: “¿Pueden pensar las máquinas?”. Poco después, surgiría la teoría de que estaríamos rodeados de máquinas inteligentes antes de que nos diésemos cuenta. Pero, ¿qué hay de real en esto?

Lo cierto es que, varias décadas después, aún no estamos rodeados de máquinas que actúan como humanos y no sabemos con certeza la respuesta a la pregunta de Turing.

Hoy, lo único que podemos afirmar es que la IA es una realidad. Está presente en muchas facetas de nuestro día a día, tiene ya múltiples aplicaciones en todos los sectores industriales y su implementación en otras áreas promete ser imparable.

Ahora esta revolución tecnológica llega a las explotaciones ganaderas que, cada vez más, apuestan por la innovación y la tecnología. Las granjas del futuro utilizarán en su día a día la Inteligencia Artificial que les ayudará a mejorar sus procesos productivos, controlar la alimentación, la salud y el bienestar de los animales y, por consiguiente, ofrecer una carne de calidad que beneficiará a la salud alimentaria de los consumidores.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación el sector ganadero tiene un papel muy relevante en la economía española, ya que en 2020 superó los 20.200 millones de euros en cuanto a valor de producción. Estos datos podrían mejorar de forma ostensible gracias a las nuevas tecnologías y a la inteligencia artificial, lo que permitiría un mayor control de todos los procedimientos necesarios en la producción, tal y como ha confirmado una reciente investigación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Control absoluto gracias a la tecnología

Imaginemos el futuro y que estamos en el año 2030. En algún lugar del mundo un ganadero se despierta y mira su teléfono inteligente. Sin levantarse de la cama, gracias a la IA, ya sabrá si durante la noche sucedió algo fuera de lo normal en su granja automatizada. Mucho antes del desayuno podrá verificar información recogida en tiempo real, ya procesada y analizada. Podrá tener a una visión precisa de las condiciones actuales, definir las prioridades diarias y optimizar su tiempo. Contará con información detallada sobre los movimientos de los animales, alimentación y consumo de agua, niveles inusuales de actividad o aumento de los niveles normales de tos y de estrés.

Por ejemplo, un aumento en la dificultad respiratoria podría suponer haber generado una toma de muestra de fluidos orales automatizada y ayudar a tomar las decisiones oportunas más adecuadas contactando, incluso, con su servicio veterinario para solventar cualquier problema.

Utilizando las imágenes y vídeo de las cámaras instaladas, la IA permitirá desarrollar soluciones para agilizar la llegada y recepción automatizada del ganado: su pesado, conteo y su correspondiente desinfección de manera automática. Este proceso facilitará el seguimiento de su estado, evaluará su nivel de estrés y el reconocimiento de posibles problemas sanitarios para poder actuar de la forma más ágil y operativa en beneficio del animal y, por consiguiente, de la seguridad alimentaria, ya que la carne que producirá será de mejor calidad al proceder de animales saludables.

Este análisis de imágenes podrá hacerse con controles de Visión Artificial (VA), para el contaje automático de los animales a su llegada a las diferentes instalaciones, y con un sistema VA con Inteligencia Artificial (IA), para objetivar el proceso veterinario de validación del grado de limpieza de los animales o posibles problemas sanitarios y determinar el tiempo de ducha necesario o una intervención veterinaria. Con las cámaras hiperespectrales se podrá detectar la suciedad en el animal y actuar rápidamente cuando sea necesario.

Con el análisis de las imágenes será posible también realizar la detección de contaminación fecal y/o biliar en la cadena de producción, que actualmente se hace de forma visual, así como mejorar la detección de posibles enfermedades, que es algo que actualmente hacen los veterinarios y, dado que muchas veces existe una disparidad de criterios, es necesario contar con un sistema que objetive y facilite esta decisión.

Eficiencia y sostenibilidad garantizadas

Por ejemplo, con la visión híper o multiespectral se podrá realizar el proceso veterinario de detección de contaminación de manera objetiva y fiable que evite, en la medida de lo posible, habituales fallos humanos.

Además, con las soluciones basadas en inteligencia artificial se podrían obtener diagnósticos veterinarios más rápidos y precisos para darle al animal solo la medicación necesaria y no suministrarle nada que no necesite. En la misma línea, se le proporcionará también el alimento necesario para tener una alimentación saludable, sin faltas ni excesos.

En definitiva, la inteligencia artificial analizará información compleja de una gran diversidad de fuentes de datos para mostrar tendencias, signos o información precisa que apoyará las decisiones diarias en la granja. Y, al usar este sistema, la producción ganadera ofrecerá mejores resultados. El productor podrá tener un aumento de la predictibilidad, productividad y rentabilidad de su granja y los consumidores podrán tener mayor confianza en sus alimentos con una trazabilidad, calidad y seguridad transparente y verificable.

El planeta también se beneficiará de estas innovaciones, porque sus valiosos recursos serán tratados de manera sostenible teniendo en cuenta el bienestar de los animales.

Subscribirme
Notificar
guest
1 Comentario
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
J
J
11/06/2022 06:07

Rodolfo, para granjas de intensivo, en donde haya un control casi total de los parámetros, puedo intuir que pueda a llegar esa inteligencia artificial que producirá una carne/huevos muy tecnológicos, pero para mí, y a fecha de hoy, será como lo que me encuentro en muchas cadenas de distribución: “pienso para humanos, insípido, que necesita aderezos y aliños para que sepa a algo”. Y con ¿bienestar animal…. lo que considere la población megaurbanitizada que cada vez estará más desconectada del mundo rural donde se crían animales. ¿qué coste económico podría suponer esa granja automatizada? En explotaciones de extensivo, dehesa, y con la realidad que veo hoy, se pueden medir muchos más parámetros de calidad, tantos, como para volverse loco. Simplemente con que los animales tengan alimentos, bebida, control de enfermedades basado en prevención, y relación con el medio ambiente natural, y cuidados continuos, producirán carne/huevos de una calidad diferenciada y muy superior en características organolépticas que…. pocos se podrán permitir. En la España vaciada donde no hay cobertura ni de móvil ni de internet, un lector de microchips, un dron controlador, no le vale para nada a un ganadero que no está casi a pie de granja para “sentir” si… Leer más

Ir arriba