Inicio / Opinión / Exigir (pero no pagar) Bienestar Animal

Exigir (pero no pagar) Bienestar Animal

Bienestar animal.

Es un hecho. El Bienestar Animal es una de las exigencias más demandadas por los consumidores. Sin embargo, la realidad muestra que aunque las empresas se están dotando de certificaciones que demuestran sus buenas prácticas en esta materia, sus esfuerzos no están siendo del todo recompensados.

Porque sí, es verdad que la sensibilidad aumenta, como puede verse en estudios como el realizado en 2020 por FECIC y AECOC Shopper View. Allí se señalaba que:

  • El 14 % de los consumidores afirmaban que compraban siempre carne con sello de Bienestar Animal.
  • El 44 % afirmaba que lo hacía alguna vez.

Pero esas cifras no se reflejan del mismo modo en el tique de compra.

¿Y por qué sucede esto?

Hay al menos dos problemas a los que me voy a referir en este post:

  1. Mala y/o escasa comunicación.
  2. Si no se entiende bien lo que sucede, no se puede solucionar.

Bienestar Animal, problema 1: Comunicación

De poco sirve que las empresas estén concienciadas en la mejora constante del Bienestar Animal (que lo están); o que abran sus puertas a entidades certificadoras que avalen su buen hacer. Si te certificas, por ejemplo, con el sello IAWS creado por INTERPORC (al que se han sumado el resto de Interprofesionales), el más exigente del mundo en esta materia, y luego eso no lo comunicas con efectividad, apenas habrás avanzado.

La propia INTERPORC advierte, y predica mucho y bien con el ejemplo, que se debe informar constantemente a la sociedad acerca de todo lo que se realiza en el sector en materia de Bienestar Animal.

Hay que comunicar (mucho y bien) la obtención del sello y, además, hacerlo con todo el orgullo del mundo. Como por ejemplo ha hecho Grupo Tello con esta campaña:

Grupo Tello Bienestar Animal.

Y, por supuesto, también hay que comunicar qué es exactamente el ‘Bienestar Animal’. Que por cierto, es lo que los veterinarios dicen que es, y no lo que algunos idealizan. Eso que se parece más a la fotografía que abre este post. Y punto, que la ciencia está para algo. No sólo para esgrimirla parcialmente cuando en una determinada línea de un informe dice algo que nos puede beneficiar.

Bienestar Animal, problema 2: Entender el comportamiento humano

Para explicar la diferencia entre lo que queremos de verdad y lo que realmente hacemos, podemos ir a lo fácil, la sabiduría popular. Decimos ‘del dicho al hecho hay un trecho’, y nos quedamos tan tranquilos.

Pero si de verdad queremos conocer las razones de ese comportamiento humano y qué soluciones podemos aplicar, hay que recurrir a la psicología social y su aplicación a las finanzas, la economía conductual.

No quiero ponerme muy pesado con mis aficiones particulares (pues sí, en mis ratos de ocio no veo fútbol o escucho música, busco los nuevos ‘papers’ que se publican de estas disciplinas), pero sí voy a recomendar un estudio de 2018 de Belinda Vigors. Esta veterinaria, experta en Bienestar Animal y formada también en Toma de Decisiones y ciencias conductuales, realiza propuestas para reducir la brecha entre la actitud y el comportamiento del consumidor ante el Bienestar Animal.

Vigors expone la situación actual afirmando que “muchos ciudadanos expresan su deseo de que los animales de granja tengan una buena calidad de vida. Sin embargo, cuando se trata de comprar productos de mayor bienestar que apoyen este deseo, muchos consumidores no ‘cumplen su palabra‘”.

Y añade “si las personas expresan actitudes favorables al Bienestar Animal, pero no comportamientos favorables al mismo, quizá no se les esté apoyando adecuadamente para que tomen las decisiones que desean“.

Como solución, propone cuatro ’empujones’ (autoimpulsos, arquitectura de la elección, normas sociales y precompromisos) para ayudar al consumidor a actuar en consecuencia con lo que piensa y evite los defectos del comportamiento que se sabe que influyen en la toma de decisiones humanas.

Es decir, que no se limite a decir que quiere Bienestar Animal, sino que con su compra avale dicho deseo y premie a las empresas que se han esforzado por conseguirlo. Y refuerza su idea afirmando que, además, ese es el camino para que sigan mejorando las condiciones de Bienestar Animal.

Comunicar el argumento ‘ciencia’

Apoyarse en estudios científicos como este que recomiendo (si estás interesado en leerlo, no dudes en ponerte en contacto conmigo y te lo enviaré) son el camino que hay que seguir desde el sector cárnico.

Lo demás será como si abrimos una carnicería con la mejor carne de calidad, pero sin escaparate. Si no muestras lo buena que es, nadie comprará.

Subscribirme
Notificar
guest
6 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ana
ana
06/05/2021 12:23

Cuánta razón tienes….

¿Puedes enviarme el artículo de B.V?

Sergio Santos Lopez
Sergio Santos Lopez
02/03/2021 11:14

Excelente artículo. Das en el clavo (basado en ciencia, claro).

Alberto Alvarez de Benito
Alberto Alvarez de Benito
01/03/2021 12:58

Excelente artículo y reflexiones. Creo que has dado en el clavo….y en una apuesta clara por la forma de solucionar la forma en que estamos comunicando.
Por favor, si es posible, envíame el artículo al que haces referencia.
Un fuerte abrazo,
Alberto Álvarez

juan manuel
juan manuel
25/02/2021 14:17

Hola, acabo de leer el articulo y me parecio excelente lo que expresas en resumidas palabras, todo queremos quedar bien con el BA, pero poco estan dispuesto a pagarlo.
Me gustaria me facilitar el papers de Belinda Vigors.
Saludos desde Agentina.

Ir arriba