Inicio / Opinión / Avanzadas investigaciones científicas confirman los peores augurios: Nacer provoca que te mueras

Avanzadas investigaciones científicas confirman los peores augurios: Nacer provoca que te mueras

Si hay algo que se aprende trabajando con las palabras es que Comunicar no es lo mismo que Informar, y la OMS nos ha dado un ejemplo mayúsculo de desconocimiento de esta realidad generando una ‘Crisis de Comunicación’ con mayúsculas (que no de producto) a un sector que desde luego no la merece.

Es verdad que nos han informado en el más estricto de los sentidos de los resultados del estudio realizado por su Instituto para la Investigación del Cáncer. Pero no es menos cierto que no nos han comunicado la esencia del mismo. Es más, lo que han logrado es que mucha gente llegue a pensar que un pedazo de bacon es tan cancerígeno como el uranio. Y dado que eso no es verdad, hay que concluir que la comunicación realizada ha sido un desastre.

Sin entrar a analizar la nota de prensa difundida por la OMS (en este enlace la puedes descargar junto a sus dos documentos adjuntos, esos que nadie leyó antes de publicar la primera y que dejan bien claro lo que de verdad dice el estudio), voy a jugar a las preguntas…

Dado que la Gota Malaya existe…

¿Podemos incluir el agua en un grupo denominado
‘Armas Mortales susceptibles de perforar el cerebro’
junto a las brocas y las balas?

Sí, lo sé. No deja de ser una tontería. Además, me puedo meter en un lío con mis compañeros del área de Ferretería y Bricolaje con ejemplos como éste.

Pero es que a mi me descoloca eso de que exista una clasificación de la OMS de Agentes Cancerígenos que no tiene en cuenta la cantidad a o el nivel de exposición a partir del cual un agente puede dar problemas. Esa es la razón que ha llevado a los procesados cárnicos a aparecer en la prensa mundial equiparados a elementos como el Amianto, el Plutonio,  el Radio-228, el tabaco, o la radiación de neutrones, entre otros ilustres miembros del ya famoso Grupo 1.

Y es una razón muy injusta. Usando el ejemplo que se utiliza para enseñar proporciones y volúmenes a los niños, un kilo de plomo y un kilo de paja pesan lo mismo, pero hay que poner muchas pajitas en la balanza para que quede igualada.

También sería muy fácil enumerar la cantidad de alimentos que en un determinado momento se ha considerado que provocan cáncer, colesterol, diabetes o cualquier otro mal, pero la carne no necesita caer en la defensa por comparación de otros casos. Aquello de ‘y ese más’.

Y no lo necesita porque, en realidad, el famoso informe no dice más que aquello que ya sabíamos:

Que la carne es buena, como cualquier otro alimento,
siempre que se coma con moderación.

Pero el modo de decirlo ha confundido a todo el mundo tergiversando por completo las bondades de un producto excelente cuyo consumo recomiendan todos los nutricionistas.

Puestos a realizar estudios que analicen casos e informen de los mismos con rigor científico en lugar de comunicar la verdadera esencia de sus resultados, proponemos uno que investigue el número de fallecimientos entre las personas nacidas a lo largo de la historia. Y si el resultado es 100%, proponemos que se publique con el titular: Nacer te mata.

 

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Ir arriba