Inicio / Opinión / El impulso que necesita la industria jamonera en nuestro país

El impulso que necesita la industria jamonera en nuestro país

Hace algo más de dos semanas, mis compañeras de Cárnica y un servidor, tuvimos el placer de acudir a una jornada formativa sobre el mundo del jamón gracias a Monte Nevado, que nos abrió nuevamente las puertas de su casa para recibirnos con la amabilidad que les caracteriza y así hacernos partícipes de una jornada realmente enriquecedora e ilustrativa de un mundo que, para los profanos en la materia, resulta de grandísimo interés puesto que, aunque algunos seamos más o menos conocedores de todo lo que rodea a la industria jamonera, muchos no la hemos mamado desde nuestra infancia ni la vivimos a diario como para conocer gran parte de los entresijos que esconde.

El impulso que necesita la industria jamonera en nuestro país.
Secadero de jamón, un elemento indispensable de esta industria que podría ser de gran atractivo para el visitante

Desconocimiento del mundo del jamón

Más allá de lo que allí aprendimos, que fue mucho y que recomiendo encarecidamente a cualquiera que tenga ocasión de ir, me llama mucho la atención que este sector con tantos años de tradición en nuestro país, que realiza un producto único en el mundo, que es deseado y envidiado en buena parte de los rincones de este planeta, y que todavía no haya explotado con más fuerza este tipo de experiencias.

Esto lo pones en manos de los americanos y desbanca a las hamburguesas, que no hace falta contarle a nadie cómo han conseguido introducirla en todos los ámbitos, estratos sociales y culturas diversas de la población.

En realidad tampoco es que aspire a tanto, pero creo que el camino que tiene por delante esta industria en este aspecto es enorme y está apenas empezándose a desarrollar.

Una cueva llena de jamones secándose, un espectáculo para los sentidos.
Cueva rodeada de jamones, todo un espectáculo digno de ver y oler en persona

El simple hecho de que la jornada que tuvimos el placer de disfrutar el otro día, sea algo realmente exclusivo al alcance de pocas personas en nuestro país, ya indica claramente lo mucho que queda por hacer.

El impulso que necesita la industria jamonera en nuestro país

Así como el ramo del vino español hace tiempo que se puso las pilas y ha sabido aprovechar bien los beneficios que le aporta contar con una actividad turística tan potente como la que tenemos en España y, además, ha logrado ver en esta sociedad cada vez más creciente del postureo a un aliado perfecto, también la industria del jamón debería, tan sólo, dedicarse a replicar este modelo de éxito asegurado. Y con un producto que, simplemente, no tiene competencia. ¿Cómo es posible que no se esté haciendo ya?

El Campus del Jamón de Monte Nevado va en la línea de lo que creo que debería existir en casi cada una de las empresas jamoneras de este país, para instruir acerca de este complejo mundo, hacerlo accesible a todo el mundo y fomentar con todo ello el consumo de jamón.

Mis amigos y yo, en varias ocasiones hemos visitado alguna zona de nuestro país en donde existen bodegas. Hemos aprovechado para visitarlas, que nos contaran su historia, los diferentes productos que venden y, ya de paso, nos formaran algo más sobre esta interesante industria.

La formación es clave para la industria jamonera de nuestro país.

En casa hemos hecho reuniones para hacer catas en donde cada uno tenía que llevar varias botellas de vino para poner en práctica lo aprendido en algunas de estas visitas.

Como nosotros, sé que hay mucha gente haciendo exactamente lo mismo y resulta un atractivo aún más interesante, si cabe, para muchos de los turistas que visitan nuestro país y que no tienen este tipo de actividad tan desarrollada y de tanta calidad en sus países.

Es el momento de seguir el ejemplo porque el éxito está asegurado y puede ser el impulso que necesita la industria jamonera en nuestro país para que este sector pueda situarse en el sitio que le corresponde a nivel mundial.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba