Inicio / Noticias / Los principales agentes del porcino abogan por un etiquetado ‘UE’ y ‘no UE’
La UE se plantea entre tres propuestas para eticar los productos cárnicos de porcino, ovino y aves

La UE se plantea entre tres propuestas para eticar los productos cárnicos de porcino, ovino y aves

Los principales agentes del porcino abogan por un etiquetado ‘UE’ y ‘no UE’

Por C de Comunicación

Varios de los integrantes de la
Organización Interprofesional de Porcino de Capa Blanca (Interporc) se
manifestado, en exclusiva a Cárnica 2000, su postura ante las propuestas de
etiquetado para carne de porcino, ave y ovino que está barajando la UE.

Según nos explicó el director de
Anprogapor, Miguel Ángel Higuera, la Unión Europea está barajando tres
opciones:

– Un etiquetado en el que figure
si la carne ha sido criada o no en la Unión Europea durante su fase de engorde
(los últimos cuatro meses de vida), o cría.

– Un etiquetado en el que figure
el país de cría y de sacrificio.

– Un etiquetado en el que figure
el país de nacimiento, de cría y de sacrificio, modelo que ya se utiliza en el
sector de carne de vacuno.

Según señala Higuera, la primera
opción no supondría coste alguno, mientras que la segunda incrementaría los
costes un 1,3 por 100, y la tercera un 2,5 por 100, según refleja un estudio
que está manejando la UE.

Desde Anprogapor abogan por dar
la mayor transparencia posible al sector apostando por el modelo de producción
europeo que, además, no supone ningún incremento de costes para los operadores.
Asimismo esta opción “no generaría distorsión alguna en el mercado de la UE”.
Según Higuera, esta medida estaría apoyada también por países exportadores como
Alemania, Holanda, Dinamarca y Bélgica mientras que naciones importadoras como
Portugal, Francia, Italia o Inglaterra se oponen para que se priorice la carne
de su propio país. “Es una manera de enmascarar el proteccionismo con una
barrera psicológica ya que un consumidor comprará antes la carne de su país que
la de fuera”. Y añade: “nosotros apostamos por la primera medida ya que es la
forma de dar más información al consumidor, pero sin afectar al libre mercado
de la Unión Europea”. Aún así señala, “mientras, desde Interporc se debe
trabajar en posicionar lo mejor posible la carne española, y yo creo que es la
línea de trabajo que se está siguiendo”.

Desde Ancoporc su director,
Sergio Fernández, señala que “somos partidarios de aquellas medidas positivas
que aporten el mayor número de garantías y que mejoren la trazabilidad del
producto”. Y añade “nosotros defenderemos la medida que decida la UE pero
creemos que la que menos sobrecoste generará será la de un etiquetado en el que
ponga ‘UE’ o ‘no UE’, ya que es algo que será difícil repercutir al consumidor
final”.

El secretario general de Aprosa,
Manuel González, nos ha señalado que “consideramos más oportuno indicar el
nombre o referencia ‘UE’ como indicador del origen de los productos, ya que
aplicando el principio de reciprocidad y de mercado interior parece el más
idóneo. Hay que tener en cuenta que para los países miembros de la Unión,
supuestamente, los controles son equivalentes. En el caso de productos
procedentes de países terceros debería indicarse el nombre del país de origen,
ya que no ofrece las mismas garantías un producto procedente de Canadá que otro
de Vietnam”.

Mientras, Anice es “totalmente
contraria al establecimiento de un sistema de etiquetado obligatorio del país
de origen ó lugar de procedencia para las carnes, posición que hemos
manifestado ante nuestras autoridades -nacionales y comunitarias- desde el
inicio de su inclusión en el Proyecto de Reglamento de Información de los
Alimentos al Consumidor (Reglamento (UE) 1169/2009)”. Asimismo añaden:
“consideramos que la indicación del origen tiene como fin último compartimentar
el mercado único y renacionalizar y valorizar las producciones locales sobre las
del resto de Estados miembros, una filosofía absolutamente contraria al
espíritu de la UE”.

También señalan que “indicar el
origen en sectores como el del porcino o la avicultura, cuya producción está
estandarizada en toda Europa y donde se emplean las mismas razas y la misma
alimentación y manejo e igual modo de producción comunitaria, no deja de ser
una información superflua e incluso con tendencia a inducir a error al
consumidor y entrar en conflicto o menoscabar las figuras de calidad
comunitarias vinculadas al origen (DOPs e IGPs)”.

Por último afirman que “ el
etiquetado de origen solo va a traducirse en una carga administrativa y
económica para las empresas sin contrapartida para los consumidores”.

Ignasi Pons, del departamento
técnico de Fecic, señala que “no estamos de acuerdo con el etiquetado de origen
de la carne. Nosotros hemos defendido que no es necesario, porque, entre otras
cosas, no entendemos que el consumidor reclame esta información. En todo caso,
de hacerse, comprenderíamos que se indicara en el etiquetado de los productos
si tiene su origen o no en la Unión Europea, pero nunca que se pusiera el país
de origen de los animales/cría/sacrificio, que es lo que se está planteando”.

Por último, desde Cedecarne,
señalan que “el etiquetado de origen de los productos alimentarios debería
tener un carácter voluntario. Este dato del origen de una carne fresca no forma
parte de la información indispensable para el consumidor, porque no contribuye
entre otras cosas ni a una alimentación más saludable ni a reforzar la
seguridad alimentaria y no representa tampoco un criterio de calidad”. Y añaden
“la obligatoriedad de indicar el origen en el etiquetado de las carnes,
conllevaría únicamente una carga administrativa y gastos inútiles tanto para
los explotadores de las empresas alimentarias como para los consumidores, sin
la menor perspectiva de un valor añadido para estos últimos. El explotador de
una empresa alimentaria debería por tanto seguir teniendo la opción de decidir,
también en el futuro, si quiere indicar voluntariamente el origen de los
productos alimentarios puestos a la venta”, y puntualizan “los estudios de
consumidores que conocemos hasta la fecha, muestran de forma regular que están
principalmente interesados en el precio y la calidad de los alimentos por los
que pagan, pero no en un detallado etiquetado del origen, que por otra parte en
el caso de carnes procedentes de la UE parten de las mismas garantías en
materia de calidad y seguridad alimentaria conforme a la legislación
existente”.

Por su parte, Alberto Herranz,
director de Interporc, no ha querido entrar a valorar el tema hasta que haya
tenido lugar la próxima reunión de la interprofesional a principios de año en
la que abordarán este asunto.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio