El mercado del jamón y los embutidos en la República Checa 2022: Estudio del ICEX

Inicio / Noticias / El mercado del jamón y los embutidos en la República Checa 2022: Estudio del ICEX

El ICEX ha publicado un estudio sobre ‘El mercado del jamón y los embutidos en la República Checa 2022’. Elaborado por Elena Andrea Santos Bona, de la Oficina Económica y Comercial de España en Praga, tiene como objetivo analizar el mercado del jamón y los embutidos en la República Checa, sus perspectivas de futuro y las oportunidades que ofrece al sector.

El sector cárnico es una industria de gran importancia dentro de la República Checa, puesto que cuenta con la mayor parte de los ingresos de su industria alimentaria.

El volumen de producción nacional del sector de los jamones y los productos embutidos ha experimentado un descenso en los años 2020 y 2021. No obstante, en 2021, el valor total de las ventas fue de 561,71 millones de euros, lo que supone un incremento del 39,6 % en la facturación del sector de los últimos cinco años.

Esta tendencia creciente de la facturación contrasta con el descenso del valor de la producción y se explica por una mayor predisposición a la importación de jamones y productos embutidos ante la producción local.

De hecho, el valor total de las importaciones del sector en 2021 fue de poco más de 186 millones de euros, lo que supone un aumento del 48,7 % con respecto al valor de hace cinco años. Entre los países suministradores, destaca España como principal importador.

Concretamente el valor total de las importaciones de jamones y embutidos desde España ascendió a un total de 10,4 millones de euros, lo que supone un aumento del 156 % con respecto a la cifra de 2016.

Embutidos Rep Checa

El supermercado es el principal lugar de compra de embutidos en la República Checa

Por otro lado, el valor total de las exportaciones de jamones y embutidos a España ascendió a un total de 1,3 millones de euros en 2021, lo que supone un descenso del 4,17 % con respecto a la cifra de hace cinco años.

En cuanto al ecosistema empresarial, la industria de los productos embutidos está muy fragmentada en la República Checa. El segmento de las marcas blancas ha ganado terreno en este sector durante 2021 y el impacto de las medidas contra el covid junto con la previsión de una mayor inflación, han servido para minar la confianza y el poder adquisitivo de los consumidores.

A la hora de comprar productos cárnicos procesados, los consumidores checos evalúan los diferentes productos a partir de cinco factores principales: la calidad percibida, lo saludable que sea, el precio, el origen y el bienestar animal.

En los últimos años, la percepción de los productos españoles ha mejorado notablemente. La presencia en supermercados de productos de origen español tales como el jamón, el chorizo y el fuet se ha vuelto habitual en la República Checa. De todas formas, la mayoría de los consumidores checos no están familiarizados con las diferencias en cuanto a la calidad de los productos.

La República Checa está viendo aumentar rápidamente su población debido a la llegada masiva de refugiados procedentes de Ucrania y a la inmigración de personal cualificado que se beneficia de la prácticamente nula tasa de desempleo. Esto hace prever un aumento de la demanda de alimentos, que no se puede compensar fácilmente mediante un aumento de la producción local.

Un resumen del informe, o el documento completo previo registro, puede descargarse desde este enlace a la web del ICEX.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba