Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. ANICE emite una circular a sus asociados ante las declaraciones del ministro Garzón

ANICE emite una circular a sus asociados ante las declaraciones del ministro Garzón

ANICE ha enviado a sus asociados una circular criticando las palabras del ministro de Consumo Alberto Garzón en contra del sector ganadero-Cárnico. La patronal cárnica recuerda en el texto las cifras reales de emisiones del sector, además de los muchos beneficios económicos y sociales que aporta al país.

¿Debe dimitir el ministro de Consumo, Alberto Garzón, por su campaña contra el consumo de carne y los datos parciales o erróneos que aportó en su defensa?

A continuación, reproducimos dicha carta:


Muy Sres. nuestros:

Si hace unas semanas el informe presentado por el Presidente del Gobierno, “España 2050”, atacó al consumo de carne, con medias verdades y datos inexactos, ayer, el Ministro de Consumo, Alberto Garzón, volvió a atacar al sector ganadero-cárnico con mensajes populistas e inciertos en torno al abandono del consumo de carne.

Nada de lo expuesto por el Ministro es achacable a la ganadería española, eficiente, responsable, comprometida con el medio ambiente, con el mantenimiento de los ecosistemas y del propio medio rural. ¿Qué coste social y ambiental tendrían las propuestas del Ministro?

Dice el ministro que la ganadería es responsable del 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), lo que no es cierto, ya que estas proceden, según la FAO, del total de la producción de alimentos de origen animal.

De hecho, los inventarios de emisiones industriales de nuestro país reflejan que la ganadería en su conjunto representa solamente el 7% del total, por detrás del transporte (27%), la industria (19,9%), la generación eléctrica (17,8%), el consumo de combustibles (8,5%) y los procesos industriales y uso de productos (8%), de acuerdo con los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) recogidos en el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero.

Y, además, en España, nuestros sistemas productivos son más eficientes en el uso de los alimentos, en el manejo y en la sanidad animal. Por eso producimos menos emisiones por unidad de producto final.

También es falso que se requieran 15.000 litros de agua para producir un kilo de carne. La trampa es que en esos 15.000 litros se está computando el agua de lluvia, que es 90% del agua que se atribuye a la producción de carne, que hace crecer la hierba de la que se alimenta el ganado. ¿Dejará de llover si no hay vacas? ¿Perjudica eso a las reservas de agua? Más bien al contrario.

Sobre la reducción del consumo de carne y productos cárnicos, recordamos que incluir estos alimentos en la dieta es considerado un hábito de vida saludable, siguiendo siempre las recomendaciones de los expertos de nutrición y acompañado de un estilo de vida activo. Siendo sin duda una fuente principal de proteína, que el propio Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda incluir en la dieta de la población.

De hecho, las recomendaciones de consumo de carne de las autoridades de salud nos muestran cifras que oscilan entre los 500 g carne roja a la semana (ANSES), 70 g/día de carne cocinada (NHS) o 2 – 3 veces por semana, como recomienda la AESAN, con el aval de la Federación Española de Sociedades de Alimentación, Nutrición y Dietética (FESAND).

Cabe destacar también que los niveles de consumo de carne en España son los adecuados para una alimentación segura, equilibrada y variada. Además, el consumo de carne y productos cárnicos en nuestro país es inferior a los máximos recomendados por los organismos oficiales para una alimentación saludable. Gracias al consumo de estos alimentos, y a su inclusión en la Dieta Mediterránea, nos hemos convertido en el país más saludable y con mayor esperanza de vida.

En base a la evidencia científica actual, las recomendaciones de las sociedades médicas y nutricionistas y a los datos de consumo, la inclusión de la carne y los productos cárnicos en la dieta, en cantidades como las consumidas entre los españoles, se considera moderada y segura. La relación entre el consumo de carne y la salud no deja de ser una cuestión de equilibrio.

Todo ello, y las medias verdades del Ministro han sido bien respondidas por parte del sector ganadero-cárnico, a través de sus Organizaciones Interprofesionales (ver Anexo a esta Circular).

El temor es que esta campaña sea para demonizar a los productos ganaderos e intentar justificar a toda costa la subida de impuestos e IVA, anunciada ya en la reforma fiscal a los “productos insanos”. Un ataque anunciado que hay que neutralizar por todos los medios.

Atentamente,

ANICE

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados