Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Doctor Escribano: “La carne avícola aporta vitaminas de alto valor biológico”

Doctor Escribano: “La carne avícola aporta vitaminas de alto valor biológico”

El doctor Antonio Escribano expuso los beneficios del consumo de carne de ave, así como los peligros para la salud de dietas que eliminan por completo la carne en la jornada organizada por AVIANZA, junto al Área Cárnica de C de Comunicación, en el marco del Día Internacional de las Aves de Corral (World Poultry Day) y denominada 'Sector avícola español: claves de una industria de futuro'.

La intervención de Escribano, uno de los especialistas en endocrinología y nutrición más reputados de España, dejó momentos muy interesantes que reproducimos en este artículo y que también pueden verse en este vídeo del canal de YouTube de Avianza.

Intervención de Antonio Escribano

"Con el tema de la nutrición y la dieta equilibrada existen una gran cantidad de bulos e interferencias. Es algo en lo que todo el mundo quiere dar su opinión. Pero desde el punto de vista científico las cosas están muy claras.

Los médicos tenemos perfectamente estructurada cuál es la dieta de un omnívoro. Nosotros somos omnívoros, tenemos que comer de todo, y la carne ocupa un lugar esencial en el equipo de la nutrición.

Es un jugador titular del equipo. No de consumo diario, pero cuatro o cinco veces a la semana sí, lo mismo que el pescado, etc.
Respecto a la carne avícola, aporta vitaminas de alto valor biológico, es decir, vitaminas que poseen todos los aminoácidos esenciales. Eso no lo tienen los vegetales. Tienen algunos, y por eso deben estar también en la dieta, pero no tienen la entidad que tienen las proteínas animales, que son fundamentales.

Cuando nosotros comemos carne avícola, aparte de estas vitaminas de alto valor biológico, también introducimos en el organismo vitaminas del grupo B, como niacina, fósforo, potasio... Es decir, componentes estructurales que son absolutamente recomendables e imprescindibles.

Ese es uno de los motivos por el que tanto bulo acerca de que se puede prescindir del consumo de carne es ridículo.

La carne avícola es carne blanca, con menos componentes grasos, y junto con el resto de carnes aporta elementos que la hacen imprescindible en cualquier dieta. Un humano tiene que consumir cuatro o cinco veces a la semana carne. No se puede jugar a quitarla del medio.

Con todos estos sustitutivos de la carne se está cometiendo un fraude importante, porque no son sustitutos de la carne. Son carnes falsas. Son fraude. Hoy en día, con determinados productos químicos, se puede conseguir el sabor prácticamente de todo. Pero las propiedades no. Esto es como si te compras una bicicleta de cartón piedra o papel. Parece una bicicleta, pero súbete en ella. El objetivo no lo cumple.

Es decir, no se trata de que las cosas tengan apariencia y sabor. Nuestro aparato digestivo tiene doce metros de largo y de ellos sólo cinco centímetros son la lengua, que es lo que determina el sabor. Pero en el resto de los 11,95 metros necesitamos las moléculas originales.
Con todo esto se está cometiendo un error y un fraude que puede tener consecuencias, porque la gente considera que está tomando una serie de proteínas y sustancias que realmente luego no lo son.

En cuanto a las carnes cultivadas, introducir carne en un laboratorio, hacer que se reproduzca su sistema muscular y al final conseguir algo que se parece a la carne... me parece que eso puede tener muchos problemas. Porque luego eso hay que comérselo y está dentro del organismo. El ARN afecta a todas las células y veremos con el tiempo que complicaciones puede tener eso.

Hoy existe una hipertrofia en muchas sensibilidades respecto al origen de muchos alimentos que distorsionan el comportamiento de mucha gente. El bienestar animal me parece maravilloso que se tenga en cuenta. Pero desde el paleolítico, nuestro sistema genético no ha variado en nada. Somos los mismos, y llevamos comiendo carne desde hace millones de años. Y en épocas pasadas éramos mucho más carnívoros que ahora.

No podemos quitar un ladrillo de ese edificio, y luego otro, y luego otro... Aunque pongamos algo que hace que parezca que el ladrillo sigue puesto el edificio se desmorona. Los médicos sabemos mucho de esto.

Por ejemplo con el veganismo y estas tendencias que prescinden del consumo de carne. En el mundo, el 86 % de la gente que se hace vegana deja de serlo en el primer año. Y por cada vegano hay cinco ex veganos.

¿Por qué dejan de serlo? ¿Por qué haya variado su sensibilidad en cuanto al trato animal? No. Dejan de serlo porque químicamente el organismo no soporta ese déficit. Y si lo soporta es a base de tomar suplementos. Pero esos suplementos no tienen el mismo efecto que cuando el alimento va en su ‘paquete original’.

Eso pasa mucho con la química. “Yo no tomo esto, pero tomo una pastilla”... No es lo mismo. El déficit, al final, se acentúa. No podemos prescindir y mucho menos sustituir. Y eso la gente lo tiene que entender.

El organismo funciona como un coche. Hay gasolina, que son las calorías de los alimentos. Pero luego hay otra serie de sustancias que son el líquido de la dirección, el líquido de frenos, el hinflado de ruedas... todo eso es bioquímica. La alimentación no es filosofía, es química. Y la química está en los componentes estructurales que la alimentación tiene. Unos los tienen los frutos, las verduras, las legumbres... y luego está la proteína animal, las carnes, pescado, los huevos, los lácteos... que son parte estructural.

¿Qué debe hacer la industria ante todo esto? La industria cárnica lo que tiene que ser es valiente en los posicionamientos. No hay que jugar a la defensiva cuando existen filosofías alimentarias en las que se obvia un determinado tipo de productos como la carne utilizando la salud como argumento. Eso es una mentira. Es justo al revés. Necesitamos los alimentos justo en su sitio. No podemos estar comiendo carne todos los días y a todas horas. Claro. Como tampoco podemos estar comiendo brócoli todos los días y a todas horas. Ni comiendo 15 frutas diarias.

La industria tiene que ser valiente y posicionarse en el punto de la salud. Me parecen muy bien todas las consideraciones que se están haciendo en sostenibilidad, bienestar animal... Perfecto. Eso está ahí y ya está hecho.

Muchos veganos consideran que están un escalón por encima del resto de la humanidad. No señor, están un escalón por debajo porque están asumiendo un déficit nutricional.

Hay que posicionarse en que el producto que tiene carne tiene esto, esto, esto y aquello, y esto es insustituible. Y sustituirlo supone un riesgo. Ese riesgo va nada más y nada menos que contra la salud, quizás no a corto plazo, quizás no la semana que viene, pero sí el año que viene o dentro de quince años.

Toda la gente joven que asume este tipo de comportamiento excluyente de la proteína animal está asumiendo un riesgo."

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados