Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Visones y COVID-19: EFSA y OIE limitan la variante danesa a esos animales

Visones y COVID-19: EFSA y OIE limitan la variante danesa a esos animales

La variante de COVID-19 detectada inicialmente en visones de Dinamarca (y posteriormente en España, Italia, Suecia y Estados Unidos) y que se ha trasladado a humanos es una mutación que se ha dado únicamente en esos animales, y no se espera que pase a otros. Pese a todo, dada la mutabilidad de este virus, recuerdan las recomendaciones que han realizado para los trabajadores de granjas de animales (descargar el documento de la OIE).

Esta es una de las conclusiones del trabajo 'Variantes del SARS-Cov-2 en visones: publicación de una evaluación rápida' elaborado por EFSA, que puede descargarse desde este enlace.

El 5 de noviembre de 2020, Dinamarca notificó 214 casos humanos de COVID-19 infectados con variantes del virus del SARS-CoV-2 relacionadas con el visón, así como visones infectados en más de 200 granjas de visones. Las variantes del SARS-CoV-2 detectadas en estos casos eran parte de al menos cinco grupos estrechamente relacionados.

Uno de los grupos (Grupo 5) está relacionado con una variante con cuatro cambios genéticos, tres sustituciones y una deleción, en la proteína pico (S). Dado que la proteína S contiene el dominio de unión al receptor y es un objetivo importante para la respuesta inmune, tales mutaciones podrían, en teoría, tener implicaciones para la aptitud viral (capacidad de infectar a humanos y animales), transmisibilidad y antigenicidad.

Por su parte, la OIE reconoce que si bien, en la actualidad, la pandemia de COVID-19 se sostiene por una transmisión de persona a persona, eventos como el de Dinamarcar incrementan la preocupación de que la introducción y circulación de nuevas cepas del virus en el hombre pueda dar lugar a modificaciones en la transmisibilidad o la virulencia, además de causar una disminución de la eficacia de los tratamientos y las vacunas. No obstante, aún se desconocen todas las consecuencias y es necesario proseguir las investigaciones, con el fin de comprender plenamente el impacto de estas mutaciones.

Por ello, considera imperativo que exista una estrecha colaboración entre las autoridades de sanidad animal y las de salud pública para identificar mejor y reducir el impacto de esta enfermedad. Además, se necesita un enfoque global “Una sola salud” para comprender los riesgos para la sanidad animal y la salud humana, así como para la salud de los ecosistemas como un todo.

 

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados