Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. IRTA investiga las interacciones en los corrales de cerdos y sus resultados productivos

IRTA investiga las interacciones en los corrales de cerdos y sus resultados productivos

Investigadores del IRTA de los programas de bienestar animal y de mejora genética animal han llevado a cabo un estudiado para determinar de qué modo afectan las interacciones entre cerdos de corral al resultado productivo.

Esta investigación forma parte del Feed-a-Gene, un proyecto europeo que se ha llevado a cabo durante 4 años y cuyo objetivo ha consistido en adaptar los diferentes componentes de los sistemas de producción en monogástricos para mejorar la eficiencia general y reducir el impacto ambiental.

Para ello, ha desarrollado nuevos recursos y tecnologías alimentarias, identificado y seleccionado animales que se adaptan mejor a las condiciones fluctuantes, y desarrollado técnicas de alimentación que optimizan el potencial de los alimentos y sus resultados en el animal. El proyecto ha abordado la eficiencia alimentaria desde una perspectiva multidisciplinar: nutrición, genética, fisiología, modelado matemático, ingeniería, economía y sociología.

El comportamiento de los cerdos y la eficiencia alimentaria

Uno aspecto del proyecto ha sido el estudio de distintos indicadores y mediciones del comportamiento en cerdos para explorar cómo éstos se vinculan con la eficiencia alimentaria.

Como indicadores de comportamiento se han empleado, por un lado, observaciones directas del comportamiento relacional entre cerdos (jerarquías, peleas, lesiones, etc.) utilizando analíticas de redes sociales. Y por otro, información generada por los comederos electrónicos (velocidad con la que los animales comen en cada visita, frecuencia con la que se acercan al comedero, tiempo entre dos visitas consecutivas, etc.).

Ambos grupos de caracteres de comportamiento presentan una asociación limitada con la eficiencia, pero, en cualquier caso, el papel que suponen las interacciones entre los animales que comparten corral es muy importante.

Desde el IRTA indican que el uso de modelos genéticos de interacción social es relevante, y se han propuesto extensiones de los mismos para mejorar su capacidad predictiva. “Estos modelos”, explica Juan Pablo Sánchez, investigador del IRTA, “suponen que parte de los genes implicados en el control de un determinado carácter no van a estar en el propio individuo que muestra o sobre el que se mide el carácter, como por ejemplo el crecimiento, sino en sus compañeros de corral. Son genes implicados en caracteres del comportamiento que, por ejemplo, hacen a un animal más o menos agresivo sobre sus compañeros con consecuencias en su crecimiento”.

Tal y como explican desde el Instituto de  instituto de investigación de la Generalitat de Cataluña “la consideración estadística de estos modelos es compleja, pues la información disponible para distinguir el efecto de los genes que influyen sobre los caracteres de interés, por ejemplo, el crecimiento, y aquellos que ejercen efecto sobre los compañeros es limitada”.

Uno de los desarrollos logrados en el proyecto Feed-a-Gene ha sido un modelo alternativo de las interacciones entre los animales del corral entre cada par de animales. Por ejemplo, señala Sánchez, “dos animales que tienden a ir al comedero a la misma hora es de esperar que interactúen más entre ellos, que otros dos que comen a horas diferentes”. Esta consideración diferencial de las distintas parejas de animales que hay en cada corral “permite mejorar las capacidades predictivas de los modelos que consideran las interacciones sociales en las evaluaciones genéticas”, según Sánchez.

De manera paralela al estudio de los caracteres de comportamiento también se han explorado indicadores fisiológicos del bienestar y el estrés (nivel de cortisol, linfocitos y neutrófilos), aunque los resultados no indican una asociación clara entre estos indicadores y el nivel de eficiencia.

El valor del grupo frente al del individuo en la selección

Otra de las líneas de investigación llevadas a cabo por el IRTA en el proyecto Feed-a-Gene ha sido estudiar el valor que los datos del grupo pueden aportar a un programa de selección genética en cerdos para sustituir al control individual del consumo.

En el IRTA se están desarrollando modelos que permitan generar predicciones individuales del valor genético (y también del valor fenotípico) para caracteres que no se han medido de forma individual, sino que se miden como la media del corral, como el consumo.

Según explica Sánchez, “con este modelo hemos visto que la predicción del consumo individual es igual de buena tanto si se consideran el 100 % de los datos individuales disponibles como tal, o si la mitad de estos datos se tratan como medias de grupo”. Es decir, se podría esperar la misma respuesta a la selección para mejorar la eficiencia tanto si usamos el 100 % de los datos recogidos de forma individual, como si la mitad se recogen de forma individual y la otra mitad se registran como medias de corral.

“Este cambio en la estructura de recogida de información dentro de un programa de selección para eficiencia supondría una importante reducción en los costes del mismo”, añade el investigador del IRTA.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados