Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. La asistencia remota, el aliado de Marel durante la pandemia

La asistencia remota, el aliado de Marel durante la pandemia

Con pandemia de por medio o sin ella los procesadores de aves de corral de todo el mundo tienen que garantizar su producción o incluso aumentarla para mantener en funcionamiento todo el sistema de suministro de alimentos.

Mucho antes de la llegada de COVID-19 muchos procesadores ya habían planeado una expansión o puesta en marcha. Estos proyectos suelen requerir la participación de los ingenieros in situ, algo imposible cuando las fronteras han estado cerradas y había restricciones de viaje debido al coronavirus.

Ante ello y gracias al controlremoto, Marel ha logrado conectar a los técnicos y expertos in situ en ambos lados del mundo para asegurar el alto nivel de servicio al que están acostumbrados los clientes de la compañía.

La asistencia remota, un reto en tiempos del coronavirus

La asistencia remota ha supuesto todo un reto para Marel. Aunque Marel ha seguido prestando atención a sus clientes a través de las 30 oficinas que la compañía cuenta en todo el mundo, muchas veces los técnicos locales no tenían todos los conocimientos de alta tecnología necesarios. Por ello, y ante la imposibilidad de desplazamientos, los ingenieros de servicio de campo de Marel han ofrecido asistencia remota para ejecutar trabajos de instalación, reparación, servicio o capacitación.

Este nuevo método de trabajo se ha puesto en marcha con éxito en países como China, Australia y Vietnam donde se han llevado a cabo grandes proyectos que han permitido a algunas empresas de estos países aumentar su producción y responder perfectamente al crecimiento de la demanda a tiempo.

Eso fue posible gracias las conexiones por videollamada, entre los equipos de ambos lados del mundo. “Este medio de comunicación permitió la transmisión en vivo y el intercambio de imágenes de alta resolución, dibujos, descripciones e instrucciones. Cuando era necesario, la asistencia remota podía mejorarse utilizando un casco de alta tecnología con una pequeña pantalla, una cámara integrada, auriculares y un micrófono”, explican desde Marel.

"En el otro extremo del mundo, el experto del servicio de asistencia puede oír y ver exactamente en tiempo real lo que el ingeniero experimenta in situ. Esto reduce drásticamente los errores, supera las barreras del idioma, aumenta la colaboración y demuestra ser muy eficiente para la resolución de problemas y el apoyo a la instalación. Además, la realidad aumentada puede permitir la transmisión en tiempo real de instrucciones técnicas directamente a la pantalla del ingeniero in situ, mejorando aún más la asistencia remota", conluye.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados