Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

El investigador Miguel Pérez-Enciso

El conocimiento del genoma del cerdo se podrá utilizar para mejorar sus razas

Según adelantábamos el pasado 15 de noviembre se ha publicado el genoma del cerdo (Sus scrofa), acompañado de la secuencia de varios jabalíes y de razas domésticas de China y Europa. Este trabajo es el resultado de un proceso que ha llevado varios años. El estudio, que ha involucrado a 150 investigadores de 12 países y más de 40 instituciones, ha sido liderado por las Universidades de Wageningen (Holanda), Edimburgo (Reino Unido) e Illinois (Estados Unidos). El trabajo cuenta con la participación del investigador de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (Icrea) Miguel Pérez Enciso, adscrito a la Universidad Autónoma de Barcelona y al Centro de Investigación en Agrigenómica CRAG. Fue financiado, principalmente, por el Departmento de Agricultura de Estados Unidos, la Unión Europea, el BBSRC y el Wellcome Trust británicos, así como por empresas europeas y americanas.

El cerdo es una de las especies ganaderas económicamente más importante, junto con el bovino y el pollo, y era la única de estas tres que aún quedaba por secuenciar. Este genoma, sin duda, ayudará a entender la fisiología, características productivas y la historia del cerdo. Además, tendrá también implicaciones importantes para el uso del cerdo en biomedicina.

El consorcio ha permitido identificar unos 21.000 genes, en línea con resultados en otros mamíferos. Así, por ejemplo, es interesante destacar que el cerdo es la especie que presenta un mayor número de genes funcionales relacionados con el olfato

Según ha señalado en exclusiva para Cárnica 2000 el investigador Miguel Pérez-Enciso: “ahora podemos ver los genes que están implicados en cada proceso, ya que tenemos un catálogo con todos ellos”, lo que supondrá un avance para la genética y la posible selección de cruces que permitirá lograr animales más productivos o con mejor calidad en el futuro.

Tradicionalmente, los trabajos de secuenciación consistían en el análisis de un solo genoma (el llamado genoma de referencia, que en este caso se trata del de una hembra de la raza Duroc). Sin embargo, las nuevas tecnologías de secuenciación han abaratado tanto los costes que secuenciar genomas completos está al alcance presupuestario de laboratorios modestos, incluso en tiempos de crisis. Por ello, no es extraño que el trabajo también incluya la secuencia y análisis de 48 cerdos más, incluyendo varios jabalíes, tanto de China como de Europa.

El interés de secuenciar animales de China y de Europa es que la especie apareció en el sudeste asiático hace unos cuatro millones de años y desde allí se extendió hacia casi toda Eurasia, incluyendo Europa y norte de África. El consorcio internacional ha permitido datar que la separación entre el jabalí asiático y el europeo se produjo hace un millón de años, aproximadamente. Posteriormente, hace 10 mil años al menos, el hombre domesticó el cerdo a partir del jabalí. Esta domesticación ocurrió de forma independiente en múltiples localidades, y tanto en Europa como en China. Por tanto, cuando Marco Polo llegó a la China en el siglo XIII ya encontró cerdos domésticos, pero cuyo origen era completamente distinto del que él conocía de cerdos europeos. Pero lo más interesante es que, con los viajes de los portugueses a Asia y, sobre todo, con los de los ingleses a partir del siglo XVI, se comenzaron a importar cerdos chinos a Europa y se empezaron a cruzar con los cerdos europeos. En la época, los cerdos chinos se importaron porque eran más dóciles y, sobre todo, mucho más grasos que los europeos. Estos cerdos híbridos, a su vez, dieron lugar dos siglos más tarde a las razas porcinas internacionales que hoy conocemos. El consorcio internacional demuestra algo que era ya sabido, pero lo cuantifica de forma precisa: aproximadamente un 30 por 100 del genoma de razas internacionales es de origen chino.

Eso sí, el cerdo ibérico, por lo que sabe hasta el momento, no fue cruzado con razas asiáticas, como demuestra una secuencia parcial del cerdo ibérico que el equipo de Pérez Enciso publicó el año pasado y otros trabajos previos de investigadores del INIA. Este mismo equipo está a punto de publicar una secuencia mucho más completa de cerdo Ibérico que también lo confirma. Más aún, este último trabajo sobre el genoma del cerdo Ibérico sugiere que hay genes en esta raza que han estado sujetos a procesos de selección propios, entre ellos, genes relacionados con el metabolismo de las grasas.

Noticias relacionadas

Publicado el genoma del cerdo Publicado el genoma del cerdo
Un grupo de investigadores estadounidenses, europeos y asiáticos han...
La calidad del Jamón de Teruel mejora con una dieta con cebada aplicada al cerdo La calidad del Jamón de Teruel mejora con una dieta con cebada aplicada al cerdo
Una investigación conjunta de los departamentos de producción animal...

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados