Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Grupo Cañigueral lanza una oferta por Terfrisa, que ha suspendido pagos

Grupo Cañigueral, a través de su filial Frigoríficos Costa Brava, ha presentado una oferta vinculante en el Juzgado Mercantil de Girona por Frigorífics de l’Empordà (Terfrisa). Ésta última se encuentra en suspensión de pagos al no haber encontrado un socio que le permitiese responder a la deuda contraída para edificar en 2014 una sala de despiece en Vilamalla (Alt Empordà).

La existencia de la oferta de Grupo Cañigueral ha permitido que es establezca el procedimiento abreviado, lo cual acelerará el proceso de venta. Además, los acreedores se han mostrado favorables al mismo, incluso con la condición de primar el mantenimiento del negocio y de los puestos de trabajo (95) frente al cumplimiento de las obligaciones de pago.

Terfrisa cuenta entre sus accionistas con varias cárnicas catalanas, si bien los dos principales son las familias Compte (41%) y Casademont (26%). Su origen fue la fusión de Frigoríficos del Ter (Frigoter) y Frigorífics de l’Empordà, y se dedica al sacrificio y despiece de porcino, con una capacidad de 225 millones de kilos anuales tras la inversión de 35 millones de euros de 2014.

Ese proyecto en Vilamalla (sala de despiece, fileteado, envasado, almacén frigorífico y muelles de carga y descarga) le otorgó una capacidad de 6.000 canales/día. Las instalaciones de 25.000 m2, ubicadas en una parcela de 140.000 m2, le otorgaba muchas posibilidades de ampliación, y de hecho en 2015 se inauguró una planta de congelación (120 toneladas diarias) y también se contemplaba construir un matadero (8.000 cerdos/día).

 

En 2016, su facturación fue de 169,8 millones de euros, con unas pérdidas de 3,56 millones; mientras que un año después su facturación se estima en apenas 70 millones. Cuenta con un pasivo de 107 millones, entre los que se incluyen los 65 millones que tiene de deuda con entidades bancarias.

Sus activos son de apenas 40 millones, debido fundamentalmente a la devaluación sufrida en la planta de Vilamalla. Ésta, ha pasado de un valor neto contable de 55 millones a 16 millones de valor de mercado ya que su uso se limitó en 2016 al 40% de su capacidad y en los últimos meses de 2017 apenas alcanza el 15%.

Ahora se abre un plazo de dos meses en los cuales otras empresas pueden presentar sus ofertas. Si no se mejora la del Grupo Cañigueral, la operación se cerrará en esas condiciones. Hasta entonces, se mantendrá la actividad de la empresa.

De concretarse, Grupo Cañigueral seguirá reforzando su posición como uno de los grandes operadores cárnicos. Entre sus propietarios se encuentran las familias Abras y Planagumà; es uno de los principales proveedores de Mercadona; cuenta con empresas como Frigoríficos Costa Brava; y su facturación de 2016 fue de 600,77 millones de euros, con un beneficio neto de 12,2 millones.

Noticias relacionadas

Cañigueral logró unas ventas de 600 millones en 2016 Cañigueral logró unas ventas de 600 millones en 2016
El grupo cárnico Cañigueral cerró el ejercicio 2016 con unas ventas...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados