Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

El clásico toro de Osborne

Osborne obtiene en 2011 un Ebitda en línea con el de 2010, mientras reduce su deuda en casi un 50 por 100

El Grupo Osborne ha celebrado su Junta General de Accionistas en la que se han aprobado las cuentas de 2011. La compañía ha cerrado este ejercicio con unas ventas netas de 207 millones de euros y un Ebitda (Beneficio antes de Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones, por sus siglas en inglés) de 33 millones de euros. La cifra de Ebitda de 2011 está en línea con la de 2010, a pesar de que este año ha sido el primero tras la desinversión de la marca Solán de Cabras.

Si se descuenta el efecto del negocio de Solán de Cabras sobre las cuentas de 2010, con el fin de realizar una comparación entre 2010 y 2011 (la marca se vendió al inicio del presente ejercicio fiscal), las ventas de Osborne han crecido un 6% y el Ebitda se ha incrementado en un 11 por 100.

Por unidades de negocio, Bebidas y Vinos representa el 71 por 100 de la contribución del grupo y la unidad de Ibéricos (donde se incluye el negocio de Restaurantes) aporta el 29 por 100 restante. Geográficamente, el negocio internacional representa el 19 por 100 de la contribución, correspondiendo el 81 por 100 restante al mercado doméstico.

Durante el ejercicio 2011, los principales hitos de la compañía fueron los siguientes: la familia Osborne adquirió el 15 por 100 de las acciones que no estaban en su poder; se redujo la deuda en casi un 50 por 100; se impulsó la internacionalización de sus productos (en especial, 5J) incrementando en un 50 por 100 el resultado en el extranjero; se lanzó su nueva línea de negocio de franquicias de Toro con la apertura de dos tiendas en Madrid y Salamanca, y se abrieron cuatro nuevos restaurantes 5J situados en Madrid, Barcelona y Lisboa.

Tras la Junta General de Accionistas, Tomás Osborne, presidente del Grupo Osborne, manifestó: “Estamos muy contentos con la evolución de nuestro negocio. A pesar del recrudecimiento de la crisis, hemos conseguido unos resultados alineados con los de años anteriores (incluso con los de ejercicios previos al estallido de la crisis), todo ello con un negocio menos tras la venta de Solán de Cabras. En 2011 nos hemos enfocado en nuestro negocio tradicional y hemos realizado importantes esfuerzos de innovación y de desarrollo comercial, tanto nacional como internacional. Además, hemos continuado con una política de austeridad y contención de costes. Y, por último, nuestra deuda bancaria es hoy la mitad que la de hace un año. Por todo lo anterior, estamos en una situación óptima para invertir en nuestros negocios y crecer en torno a ellos”.

Las perspectivas de la compañía para el ejercicio en curso son razonablemente optimistas, dentro de un contexto de crisis económica y de descenso generalizado del consumo.

En 2012, y en línea con su Plan Estratégico, Osborne mantendrá los esfuerzos de fortalecimiento de sus principales marcas consolidando su posicionamiento premium, impulsando su crecimiento internacional y manteniendo la apuesta irrenunciable por la calidad de sus productos. En paralelo, la compañía confirma su vocación decidida de refuerzo de los actuales negocios mediante operaciones de crecimiento inorgánico (adquisiciones, alianzas…) que generen valor al accionista.

Noticias relacionadas

Sánchez Romero Carvajal – Jabugo llega a un acuerdo con sus trabajadores Sánchez Romero Carvajal – Jabugo llega a un acuerdo con sus trabajadores
Sánchez Romero Carvajal - Jabugo , filial del Grupo Osborne dedicada...

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados