Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Una pareja de animales de raza asturiana

El cierre de la frontera rusa al ganado vivo, sin apenas incidencia para España a corto plazo

El pasado 20 de mazo el Gobierno ruso ha cerrado la frontera a las importaciones de ganado vivo procedente de la Unión Europea debido a la expansión del virus Schmallenberg. No obstante este cierre apenas tiene incidencia para el sector ganadero español.

El veto afecta a las exportaciones comunitarias de bovino, ovino, caprino y porcino, aunque esta enfermedad sólo afecta a los rumiantes por lo que no tiene incidencia en la cabaña porcina. La Comisión Europea ha señalado que este cierre es desproporcionado e injustificado.

Por su parte, las principales asociaciones agrarias de nuestro país destacan que esta situación apenas tendrá incidencia en las exportaciones del ganado español a corto plazo.

Según señala Adolfo Alcalde, técnico de ganadería de Asaja, “esta enfermedad es muy corta y, aunque deja secuelas, genera complicaciones en los partos, deformaciones en los fetos y abortos, el número de pérdidas generadas para una ganadería es muy pequeño. Hay que estar alerta porque es un virus nuevo, pero sin darle mucha relevancia. A nivel de comercio interno en la Unión Europea no se van a poner limitaciones, pero lo que realmente tiene que preocuparnos es el comercio con terceros países”. Respecto al cierre ruso señaló que “es desproporcionado, sobre todo lo del porcino, pero el comercio con Rusia está muy diversificado y esas medidas  estamos acostumbrados a padecerlas, ya lo hicieron con la gripe porcina. La UE está negociando y se sabe que este cierre no viene al caso. Deberían hacer como el Líbano, que está tomando otras medidas como el análisis previo, es más costoso pero por lo menos más seguro y lógico. Eso sí, entiendo que al material genético como el semen se le pongan pegas en Rusia”.

En COAG son más críticos ya que, según señala José Luis Iranzo, responsable de producción ganadera de la asociación, “a priori no va a tener ninguna incidencia ya que nosotros exportamos canales enteras ya sacrificadas. No obstante, mirando a largo plazo el problema es más grave ya que este cierre supone que las exportaciones de Alemania y Dinamarca a Rusia, especialmente de porcino, al verse cerradas, se quedarán en el mercado europeo, lo que a la larga puede suponer un descenso de precios”. Y remata diciendo: “los perjudicados seremos nosotros, los países periféricos, pero hay que recordar que el primer caso se dio en Alemana. La Unión Europea no ha tomado medidas y ahora tenemos este problema. Si el primer caso se hubiera dado en España, nosotros ya tendríamos cerradas las fronteras, pero al ser en el centro de Europa, se ha permitido que el virus se propague”.

En una línea parecida está el responsable de vacuno del gabinete técnico de UPA, Carlos Polaino: “De momento el cierre es para animales vivos, por lo que su incidencia en mucho menor, pero el problema es que Rusia ha amenazado con cerrar las importaciones de carne”. “Nosotros queremos avisar de que, a la hora de negociar con Rusia, se recuerde que la Unión Europea es excedentaria en productos cárnicos y producción ganadera cárnica, y es preocupante que el cierre afecte al porcino, cuando no padece esta enfermedad ni ninguna de transmisión similar como la lengua azul. Suponemos que lo que realmente quieren es renegociar en bloque todas las importaciones de productos cárnicos y ganadería cárnica, pero no tiene sentido el cierre de determinados productos. Otros países están pidiendo analíticas a los animales que entran", añadió

Mientras, desde ANICE nos señalan que “los dos comisarios europeos de la materia están negociando con Rusia y ven injustificada una medida que puede suponer unas pérdidas en valor para la UE de 75 millones de euros de productos y animales afectados por este veto, mientras que el comercio con esta nación en este tipo de productos supuso el año pasado 188 millones de euros”. ANICE también comenta que “están jugando con su papel de defensa sanitaria para prohibir la entrada de estos animales enmascarando el objetivo final que parece que tienen que es reponer su cabaña ganadera de bovino y ovino, ya que les falta producción ganadera”.

Noticias relacionadas

Anice celebró su Junta General y analizó las estrategias para 2012 Anice celebró su Junta General y analizó las estrategias para 2012
La Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España ( ANICE )...
ANICE celebra una Jornada Informativa sobre ‘La reforma del mercado laboral’ ANICE celebra una Jornada Informativa sobre ‘La reforma del mercado laboral’
La Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España ( ANICE )...
Fernando Pascual, homenajeado por el sector cárnico Fernando Pascual, homenajeado por el sector cárnico
El exsecretario general de Asocarne , Fernando Pascual , recibió un...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados