Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

La automatización aporta muchos beneficios al sector cárnico

El sector cárnico tiene las mismas necesidades y exigencias logísticas que cualquier otro –quizás incluso más por la condición de caducidad de sus productos- y extrae importantes beneficios de la automatización de sus almacenes y procesos de preparación de pedidos, un escenario que tiende a tener cada vez mayor presencia en este sector primario.

Estas son las principales conclusiones, aunque no las únicas, del desayuno de trabajo exclusivo organizado por la Revista Cárnica y Cuadernos de Logística, en Madrid, al que asistieron:

  • Carmen Adell Martí, coordinadora CTC de Covap
  • Íñigo González, director de Logística de Cárnicas Tello
  • Emilio Revuelta, responsable de Logística Congelada de Carpisa Foods
  • Juan Toledano, director de Producción de Raza Nostra
  • Tomás Carrión, delegado para España de Automha, empresa que daba soporte y colaboración técnica a esta convocatoria

El desarrollo y moderación del encuentro corrió a cargo de José Carlos Vicente, director editorial de Cárnica, y Ricardo J. Hernández, director de Cuadernos de Logística, ambas áreas del Grupo C de Comunicación.

El planteamiento general del desayuno de trabajo trataba de dar respuesta a esta pregunta ¿Es posible el almacenamiento automático en la industria cárnica? Límites, reglas y oportunidades. La respuesta fue rotunda, sí. Y no solo eso, para procesos donde la masa crítica sea suficiente, ya sea en producto seco, fresco (0 a 5º C) o congelado (- 24º C), los sistemas automáticos de almacenamiento se revelan como una importante fuente de ventajas que contribuye, incluso, a la reorganización ordenada de la empresa, desde las ventas a las expediciones.

La decisión de cuándo, qué, cómo, etc., en suma la gestión del cambio en esta parcela logística, es clave según los reunidos en esta cita profesional. Al igual que tener claro que proceso se quiere automatizar, disponer de un software adecuado “que es el verdadero gestor” más que la máquina y el “fundamental” acompañamiento de un partner “que se sepa poner en tu pellejo”. El conocimiento por parte del cliente de la instalación que monte y la implicación del personal que vaya a trabajar en él “desde el primer momento”, son las guindas a este pastel.

En cuanto a los ingredientes que debe incluir la receta de la automatización para el sector cárnico, aquí van unos cuantos:

  • Carmen Adell: estandarización y volumen oportuno dentro de una decisión estratégica.
  • Juan Toledano: sistemas flexibles, en lo común muy reñidos con la automatización.
  • Emilio Revuelta: tipo de operativa, rotación, producción y volúmenes de expedición.
  • Íñigo González: estudio interno, mucha información al proveedor y mercado a acometer.
  • Tomás Carrión: si bien no hay una solución única, estandarizar al máximo, estudiar los volúmenes y el histórico, objetivos de futuro y productividad.

Cárnica publicará un artículo resumen de este interesante desayuno de trabajo, con las opiniones vertidas y sus conclusiones, en nuestro próximo número (febrero 2017).

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados