Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

El mercado del porcino en Japón, nuevo informe del ICEX

El ICEX ha publicado en su web un estudio sobre el mercado del porcino en Japón realizado por Isolda Cuesta Rosique, bajo la supervisión de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Tokio. Se trata de un documento de gran interés ya que el mercado de la carne porcina en Japón es especialmente relevante. Según indican las estadísticas de la FAO, este país es el primer importador mundial de carne de cerdo y el quinto en embutidos de cerdo. Además, la carne de cerdo es el segundo producto agrícola y ganadero más importado, después del maíz.

Japón es uno de los países desarrollados con más dependencia agrícola, situandose, junto a Suiza, por debajo de otras economías avanzadas como Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y Francia. Esta dependencia agrícola ha ido en aumento desde los años 60 e im- plica una necesidad alimentaria estructural, por lo que las relaciones comerciales han de estable- cerse a largo plazo, lo que convierte al país en un mercado estratégico.

Japón ocupa el puesto nº15 en el ranking mundial de productores de porcino, situándose la carne de cerdo en la undécima posición en cantidad y quinta en valor entre los principales productos agrícolas y ganaderos del país. No obstante, la producción nacional no basta para cubrir la propia demanda japonesa, ya que el consumo de carne de cerdo ha experimentado una tendencia posi- tiva durante los últimos años que la ha colocado como la segunda más consumida de todo el país.

De esta forma el mercado japonés se convierte en un objetivo potencial para cualquier fabricante de productos porcinos, quien al mismo tiempo ha de ser muy consciente de que se trata de un mercado de difícil entrada, con un proceso de negociación y comercialización lento, en el que la distribución resulta muy compleja y cara, y que en general está muy influido por marcas, etiquetas y conceptos con los que identificarse. Muchos empresarios españoles han sabido comprender estos conceptos y juntos han contribuido a que la importación desde España haya crecido de modo casi constante tras el levantamiento del veto en 2003.

Por tipos de carne, España pasó del puesto 14 que tenía en 2004 al quinto en valor en 2013 como suministrador de carne porcina fresca y congelada a Japón. 2014 ha consolidado este puesto con una cuota de mercado del 7,86%, y siendo el país que más ha crecido con diferencia. Crece pues a un ritmo constante tras el 5,1% de 2013, el 3,8% de 2012 y el 1,4% de 2009. Respecto al ja- món, a día de hoy se mantiene en cabeza en la importación de jamón sin deshuesar y en segun- do lugar, tras Italia, en jamón deshuesado.

Los principales competidores de España en el mercado de la carne fresca y refrigerada son EE.UU., Dinamarca, Canadá, México y Chile (estos dos últimos países habiendo firmado sendos acuerdos de libre comercio con Japón). En lo que respecta a los jamones, el principal rival por cuota de mercado es Italia.

 

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados