Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

I Congreso de Transporte de Animales Vivos

El pasado viernes, 24 de abril, se celebró en el Ministerio de Agricultura, Madrid, el I Congreso de Transporte de Animales Vivos, organizado por la Asociación Nacional de Transportistas de Animales Vivos, ANTA. Un acto en el cual se intentaron mostrar los principales problemas, así como las soluciones que afectan  a los más de 50.000 vehículos que en la actualidad se dedican en España al transporte de animales vivos, y de cuyo “buen hacer” depende la industria ganadera española, sobre todo cuando esta dedica su producción a la exportación de animales.

El congreso contó con una primera parte, de carácter generalista, en la que se explicaron aquellos aspectos legislativos que afectan al sector, al igual que el resto de los transportistas nacionales, al tiempo que se analizaron aspectos concretos que afectan de forma exclusiva a este tipo de transporte. Ese es el caso de las sanciones que afectan a cuestiones tan concretas “como el bienestar animal” durante el transporte o los derivados de la obligatoriedad de desinfectar los vehículos en instalaciones específicas de las que, además, hay una gran carencia en todo el país.

Legislación complicada

Así, y en presencia de Fernando Ropero, representante de la Guardia Civil, los responsables de ANTA solicitaron a la Administración que se articule una normativa específica en transporte para flexibilizar las condiciones de la ley actual, que es la misma para todas las mercancías, “tenemos muchas dificultades para compaginar la legislación en materia de transporte mercantil por carretera con la de bienestar animal, ambas chocan continuamente en aspectos de carga y descarga, tiempos de conducción y descanso o en las masas máximas autorizadas para cada camión”, puntualizó Mario Gosalvez, gerente de ANTA.

En ese sentido, se puso sobre la mesa una circunstancia que se está produciendo con “cierta regularidad”, y sobre la que se pidió explicaciones al representante de la Guardia Civil. En concreto, una serie de denuncias que han recibido los transportistas por abandono de los animales, en el momento de estar cumpliendo su descanso obligatorio, tal y como indica la legislación sobre tiempos y descanso.

La cuestión no tuvo respuesta por parte de las autoridades, “lo único que podemos asegurar es que los encargados de controlar el tráfico están perfectamente capacitados y saben la normativa que afecta a ese tipo de transporte”, puntualizó Ropero.

Asimismo, se explicó el problema existente en el momento en que un vehículo es pesado y supera la tara máxima, “resulta difícil calcular el peso exacto de los animales, es posible que alguna vez nos pasemos de peso y, ¿qué hacemos?. Ya no podemos volver a la explotación ganadera y descargar los animales”, puntualizó uno de los transportistas asistentes al congreso como público.

Sobre este aspecto el colectivo sectorial confía que la Administración entienda esta circunstancia y reiteró la necesidad de una normativa de tráfico exclusiva porque "no es lo mismo transportar un palé de juguetes, que un cerdo o una vaca", aseguró Gosálvez .

Desinfección y limpieza

Pero, sin duda, el problema más grave que se reflejó en el Congreso fue el derivado de la escasez, o falta de centros adecuados -y cercanos a las zonas de entrega del ganado-, para desinfectar los vehículos una vez que finaliza el servicio de transporte. Un problema que es aún, si cabe, más grave cuando se trata de transporte internacional hacia o desde zonas como África donde la inexistencia de estos centros es total.

La normativa, que es de carácter internacional, es muy clara y de “obligado cumplimiento”. Pero, además, como puntualizó Inés Moreno, jefa del Servicio Animal de  MAGRAMA, “nos jugamos mucho. Sabemos que hay carencia de centros y que es urgente solucionarlo, pero debemos pensar las consecuencias de introducir en el país una enfermedad que obligue al sacrificio de miles de animales. El problema existe, hay que conseguir que existan más centros, pero eso nunca debe ser motivo para no cumplir con el requisito de limpieza”.

Sobre esta cuestión se comentó, a sugerencia del público, que no se entendía como, por ejemplo, no existía un túnel de desinfección en los puertos por donde entra un mayor número de vehículos que han llevado animales a otros países. En ese caso estaría Algeciras, por donde pasan muchos vehículos que vuelven de Marruecos, país en el que no existen prácticamente centros de desinfección adecuados.

En líneas generales, pocas respuestas por parte de la Administración presente ante la gravedad de los problemas planteados. Así, la jefa del servicio de Bienestar Animal del MAGRAMA María Teresa Villalba, se limitó a ofrecer una ponencia en la recopiló una parte importante de la legislación que deben cumplir los transportistas, la mayoría implementada desde la UE sobre transporte y bienestar animal.

En otro momento de su intervención, aseguró ser consciente de las dificultades que tiene este transporte y aseguró que “este tipo de reuniones son clave para que el Ministerio de Agricultura trabaje en colaboración con Fomento y Empleo para que las normativas se acerquen lo más posible a las necesidades específicas del transporte de animales, complejo y vital para la economía del país".

Noticias relacionadas

Anta organiza en el Magrama el I Congreso Nacional de Transporte de Animales Vivos Anta organiza en el Magrama el I Congreso Nacional de Transporte de Animales Vivos
El próximo viernes 24 de abril la Asociación Nacional de...

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados