Inicio / Bienestar animal / Miguel Ángel Higuera: “no es un reglamento de bienestar animal, sino un reglamento de prohibiciones”

Miguel Ángel Higuera: “no es un reglamento de bienestar animal, sino un reglamento de prohibiciones”

Por Beatriz DeparesResponsable de contenidos de Cárnica
Ante la normativa propuesta por la Comisión Europea para mejorar el bienestar animal durante el transporte, que fue presentada el pasado jueves, 7 de diciembre, desde el área Cárnica de C de Comunicación hemos querido conocer la opinión de Miguel Ángel Higuera, director de ANPROGAPOR y presidente del Grupo de Trabajo de Salud y Bienestar Animal del Copa-Cogeca, acerca de la propuesta y qué repercusiones considera que puede tener en el sector ganadero español de materializarse las sugerencias de la UE.

La propuesta presentada por la Comisión Europea para reformar la normativa sobre el bienestar animal durante el transporte de animales vivos no ha sorprendido al director de ANPROGAPOR, Miguel Ángel Higuera. “esperábamos algo en este sentido al igual que esperábamos que nos defraudara tal y como se ha materializado”, señala.

En opinión de Higuera, la Unión Europea dispone actualmente de los requisitos más exigentes en materia de bienestar animal incluido el transporte, por ello, apunta, “esperábamos que la propuesta fuera en otro sentido”.

Un reglamento de prohibiciones

Para el director de ANPROGAPOR, “el avance del conocimiento científico debería ser una pieza clave a la hora de afrontar cambios en la regulación, en este aspecto se han desarrollado indicadores de bienestar basados en el animal que pueden verificar si el transporte se hace correctamente o servir para implantar cambios. Pero lo que nos hemos encontrado es una norma muy dirigida por las organizaciones antiganadería y el resultado no es un reglamento de bienestar animal, si no un reglamento de prohibiciones o como lo hemos denominado en Bruselas ‘el reglamento del No’: No transporto de animales vulnerables (aplicación de restricciones); No viajes largos; No hay suficiente espacio y, por tanto, necesidad de aumentar los metros cuadrados; No transporte a altas temperaturas (30°C)”.

Tal y como ha constatado Higuera, “las expectativas de los ganaderos a la hora de transportar sus animales son que lleguen a destino en perfectas condiciones y la Comisión en vez de trabajar en esa vía, se ha decantado por el business as usual, es decir, prohibir y limitar“.

Ahora, ha matizado, “tenemos por delante dos años, o eso esperamos, de trabajo con los Ministerios de Agricultura de los diferentes Estados miembros y con el Parlamento, el de ahora, y el futuro que saldrá elegido el año que viene, para tratar de poner coherencia, razonamiento y bienestar animal a esta decepcionante propuesta“.

Impacto de la normativa en el sector si se aprueba el borrador

“El estudio de impacto de la Comisión, a la espera de un análisis más detallado, es a todas luces nefasto”, afirma el director de ANPROGAPOR.

“Según ha presentado Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Euroepa en la reunión de la Plataforma Europea de Bienestar Animal, no va a haber ningún impacto en el incremento de costes de producción a nivel de granja y la repercusión para el consumidor será de entre 2 a 14€/año“, nos avanza Higuera.

En su opinión, si se aprueba la normativa tal y como está en el borrador va a suponer:

  • Cambio estructural en las granjas de vacuno de leche para alojar cinco semanas los terneros mamones.
  • Aumento del 40 % de los transportes por efecto del cambio de densidad. Mayor inversión en incremento de flota de camiones.
  • Más vehículos de transporte en las carreteras.
  • Reordenación de las estructuras de las granjas porque en su gran mayoría están diseñadas para producir lotes de animales que se ajustan a las necesidades del transporte. O se reduce producción o se necesita un cambio y medio para transportar lo mismo.
  • Dificultades a la hora de importar animales que antes podían llegar a España en 24 h y ahora, deberán parar y ser descargados en un punto de parada tras 21 h de viaje, lo que triplicará el tiempo total de viaje y por lo tanto el coste.
  • Limitación a la hora de poner en el mercado los animales. No se van a poder vender al operador que quieras, habrá que vender al operador que puedas y esto tiene efecto directo en la negociación bilateral de precios.
  • En verano, cambio de la jornada laboral para trabajar por la noche.
  • Cambio de los corrales de espera en matadero para poder alojar en verano toda la previsión de sacrificio diaria a las 10:00 de la mañana.
  • Incremento de carga administrativa.
  • Fuerte reducción de exportación a países terceros porque se pretende exigir que el país tercero mantenga las normas europeas sobre bienestar en el transporte hasta punto de destino. Si no lo garantizan, no se autoriza el transporte.

“Como se puede apreciar el impacto va a ser tremendo desde el punto de vista de costes directos así como impacto indirecto por reestructuración de la producción y del sacrificio”, concluye Higuera.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio