Inicio / Actualidad sectorial / Casa Tarradellas cierra 2022 con un 8,5 % más de facturación

Casa Tarradellas cierra 2022 con un 8,5 % más de facturación

Por Beatriz DeparesResponsable de contenidos de Cárnica

Casa Tarradellas alcanzó una facturación de 1.161 millones de euros en 2022, un 8,5 % más que en el ejercicio anterior. Este aumento, explican desde la compañía, se debe a su crecimiento en mercados exteriores y la consolidación en España de los nuevos productos, así como de los productos tradicionales.

En cuanto a la rentabilidad neta, esta se ha reducido “debido al contexto inflacionario, afectando de una manera significativa a los precios de las materias primas en su conjunto y de la energía”, explican. “Casa Tarradellas ha asumido este aumento de los costes para evitar una subida de precios y su correspondiente impacto en el consumidor”, apuntan desde la compañía.

En 2022 la empresa de alimentación ha afianzado también su posicionamiento en el mercado, en un año marcado por la apuesta en innovación y sostenibilidad.

Apuesta por la innovación

En este sentido, en 2022, el volumen de inversión en I+D, tecnología, innovación y sostenibilidad de Casa Tarradellas ha alcanzado la cifra de 32,6 millones de euros, reafirmando su compromiso con la mejora continua del producto, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y su compromiso con el cuidado de su entorno.

En el pasado ejercicio, la empresa fabricante de pizzas frescas, Espetec, loncheados (jamón cocido y bacón), masas frescas, patés y mixto, ha consolidado su familia de pizzas frescas con la nueva pizza con masa de fermentación lenta. Este nuevo producto representa un importante avance para la empresa desde que en 1996 lanzara su primera pizza fresca, que supuso la creación de una categoría inexistente en el mercado y una revolución en los lineales de platos refrigerados.

Compromiso con la sostenibilidad y la economía circular

Durante el primer semestre de 2023 Casa tarradellas ha puesto en marcha dos nuevos parques solares fotovoltaicos con una superficie de 53.000 m2 situados en su centro de elaboración del Espetec Casa Tarradellas, en Olost y en Gurb.

Con estos dos proyectos solares, la marca alimentaria contará, a finales de 2023, con una previsión de 200.000 m2 de superficie solar instalada, ubicada en todas las cubiertas y fachadas de sus edificios y centros alimentarios. Este dato supondrá un aumento del 55 % de superficie solar instalada en 2023 con respecto al año anterior.

Casa Tarradellas avanza de este modo hacia el horizonte del autoconsumo energético y la consecución de sus objetivos en materia de sostenibilidad, alineados con los ODS de Naciones Unidas.

“Fuimos pioneros en 2004 al implementar una estrategia de apostar por la energía solar e instalar placas fotovoltaicas en todas nuestras instalaciones. Ahora tenemos el reto de ganar autonomía energética y cubrir nuestras necesidades a través de las energías verdes. Desde nuestros orígenes mantenemos el firme compromiso de Casa Tarradellas por el desarrollo sostenible y aportar nuestro granito de arena en la concienciación frente al contexto climático, actuando directamente desde el propio entorno rural, uniendo tradición e innovación. Todo ello para proteger tanto nuestro entorno como la calidad de nuestros productos”, señala la directora de comunicación y portavoz, Miquelina Saborit.

Además, desde 2012 la compañía reutiliza el plástico excedente y retales de envasado gracias a la planta de recuperación y reciclaje de plástico. Se trata de un proyecto pionero e innovador en el sector alimentario, consistente en la recuperación y producción de plástico KM 0. En 2021, la firma de origen familiar recicló un total de 1.796 toneladas de plástico.

Con respecto a los envases, éstos cumplen tres condiciones fundamentales: son seguros en términos de calidad y seguridad alimentaria, de fácil uso y sostenibles (tanto por su diseño como materiales, hasta un 85 % reciclables). Estos progresos de la marca son reforzados a través de la adhesión a la Estrategia de Envases Sostenibles y Economía Circular (Plan ESEC) impulsada por Ecoembes y el Ministerio para la Transición Ecológica.

Objetivos a medio y largo plazo

La compañía prevé destinar los beneficios obtenidos a capitalizar la empresa y a nuevas inversiones en tecnología e I+D que aseguren la competitividad a medio y largo plazo.

En este sentido, Casa Tarradellas prevé invertir principalmente en el lanzamiento de nuevos productos, en la construcción de un nuevo centro para aumentar la capacidad de producción de harina y en el desarrollo de la producción de energía fotovoltaica destinada al autoconsumo.

Asimismo, desarrollará políticas de calidad total para obtener mejoras en los productos y en el servicio a sus clientes, seguirá priorizando la formación continua del personal, la promoción interna de sus empleados y apoyará diferentes iniciativas sociales y educativas.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Scroll al inicio