Inicio / Actualidad sectorial / Dieciséis personas afectadas por un brote de triquinosis tras la ingesta de embutido de jabalí que contenía larvas
El Servicio Territorial de Sanidad de la Delegación Territorial de la Junta en León ha detectado un brote de triquinosis.

Dieciséis personas afectadas por un brote de triquinosis tras la ingesta de embutido de jabalí que contenía larvas

El Servicio Territorial de Sanidad de la Delegación Territorial de la Junta en León ha detectado un brote de triquinosis que, de momento, afecta a 16 personas relacionadas con la caza en la zona del Valle Gordo y Tremor, tras comer embutido de jabalí que contenía larvas de dicho parásito.

La triquinosis es una enfermedad pa­rasitaria que afecta a los humanos y a numerosas especies hospedadoras, principalmente mamíferos silvestres y domésticos (jabalíes, cerdos domésticos, cerdos asilvestrados o híbridos).

La principal fuente de infección para los humanos es mediante la ingesta de carne y productos cárnicos crudos o insuficientemen­te cocinados procedentes de jabalí o cerdo con triquina.

Brote de triquinosis

El pasado 19 de abril, la Unidad de Diagnóstico Rápido del CAULE confirmó, tras el pertinente análisis serológico, triquinosis en un paciente con síntomas compatibles. Dicho paciente, informó que forma parte de un grupo de cazadores de la comarca de Omaña y que suelen juntarse con otro grupo de cazadores de la zona de Tremor donde comparten comida y elaboran embutidos.

A partir de esta información técnicos del Servicio Territorial de Sanidad de León, de la Sección de Epidemiología y de Protección de la Salud, inician las investigaciones y hasta la fecha, 26 personas han pasado por la Unidad de Diagnóstico Rápido.

En estos momentos hay 16 personas con sintomatología clínica compatible con triquinosis ya sometidos a tratamiento, de éstos, cuatro tienen ya la confirmación serológica y no se descarta la posibilidad de más casos. Por el momento, sólo uno de los 16 afectados ha tenido que ser ingresado en el CAULE donde ya le han dado el alta médica.

De manera paralela, los técnicos de la Sección de Protección han tomado muestras de la carne de jabalí y de los embutidos consumidos habitualmente por los cazadores. El laboratorio de Salud Pública de Salamanca ha confirmado presencia de larvas en un chorizo.

Una vez localizada la presencia de larvas en el embutido de jabalí se remitirán muestras al Laboratorio Nacional de Referencia (Centro Nacional de Alimentación de la AESAN) para determinación de la especie de Triquina. De las siete especies existentes, las principales circulantes en España son T. spiralis y T. britovi, aunque ocasionalmente se ha detectado la circulación de T. pseudospiralis.

La investigación sigue abierta

El Servicio de Sanidad de León continúa con la investigación en torno a este brote. La investigación se centra en establecer la trazabilidad de los embutidos infestados para determinar el animal causante de la enfermedad al objeto de identificar la zona de caza de procedencia.

Una vez que se ha determinado el alimento implicado se está procediendo a la identificación de todos los alimentos o embutidos elaborados con carne sospechosa con el objetivo de su localización para proceder a su inmovilización y posterior destrucción, para evitar nuevos contagios.

Recomendaciones para su prevención

Desde la Junta de Castilla y León recuerdan que el análisis de la carne mediante el método de detección de referencia para triquina es fundamental en este tipo de especies (cerdos y jabalíes).

La salazón, el ahumado y la desecación no son eficaces para su eliminación y, por ello, los jamones, los salchichones y otros productos curados elaborados con carne de jabalí o cerdo sin control veterinario son posibles transmisores de esta enfermedad, si el animal estaba parasitado. Asimismo, la congelación de la carne de jabalíes tampo­co es un méto­do seguro, y, por ello, se recomien­da consumir la carne de jabalí bien cocinada.

Desde el Servicio de Sanidad, y ante el conocimiento de la presencia jabalíes infestados por triquina en la provincia, recuerda a las asociaciones y particulares que de forma directa o indirecta exploten los recursos de dichas zonas de caza, deben tener presente el riesgo y la necesidad de analizar mediante técnicas de digestión por cualquier animal sensible que pueda ser objeto de consumo humano o animal.

Asimismo, recuerda a los Veterinarios Colaboradores que los análisis de triquina se lleven a cabo con la máxima precaución mediante técnicas de digestión. Y a los profesionales sanitarios que estén alerta ante síntomas clínicos en personas compatibles con infestaciones por triquina.

Síntomas de la triquinosis

La manifestación clínica en los humanos es muy variable, dependiendo de la sensibilidad del individuo, de su estado inmunitario y de la cantidad de larvas de triquina ingeridas.

Puede manifestarse como una enfermedad asintomáti­ca hasta provocar cuadros severos, con síntomas como dolor de cabeza, párpados hinchados, fiebre, sudoración profusa, dolores musculares, diarrea, cansancio y postra­ción, pudiendo llegar a producir la muerte.

Cabe resaltar que la triquinosis no se contagia directamente entre humanos, sólo ante la ingesta de carne infestada.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio